Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Tomo I

Capítulo Tercero

Por Mario Luis Altuzar Suárez

Capítulo Primero

I.- El Mandala de Saturno

II.- Los Misterios de Isis

III.- La Simiente de la Vida

IV.- La Regeneración Electromagnética

V.- El Poderoso Enemigo Oculto

VI.- Hermes, el Oro del Interior Humano

VII.- Despertar del Espíritu

VIII.- Riesgos Elevados de la Zona Prohibida

IX.- La Liberación de Merlín de la Zona Prohibida

X.- La Cuarta Dimensión Vive de Incautos

Capítulo Segundo

I.- Los Centros de Poder Energéticos del Hombre

II.- La Iniciación Esenia de Hebert

III.- El Misterio del Principio de los Tiempos

IV.- El Fuego Eterno y su Poder de Vida

V.- ¿Quiénes son los Elegidos de Dios?

VI.- La Revelación del Poder del Origen

VII.- El Yo Interno y su Potencial Oculto

VIII.- El Poder de Vida de la Tierra

IX.- Los Elementales y su Poder de Vida

X.- Los Misterios de la Fuerza Espiritual

XI.- Jesús, el Primogénito

XII.- La Violación a la Potestad del Pensamiento

Capítulo Tercero

I.- El Desarrollo de la Consciencia Primaria

II.- Reconfigurar la Consciencia Primaria

III.- Despertar de los Centros de Poder

IV.- La Ambición de Poder Somete al Hombre

V.- El Karma, Enfermedad del Alma

VI.- La Sanación por Imposición de Manos

VII.- La Gran Hermandad Universal

VIII.- La Manifestación de la Fuerza Divina

IX.- Los Encuentros del Destino

X.- Hebert Recibe el Tesoro de los Iniciados

XI.- Los Sueños, Frontera Dimensional

Visitar Arcano

 

La Gran Hermandad Universal

 

La apacible Laguna de Ordín contrasta con el sentimiento de los adeptos. Están inquietos esta mañana a causa de la ausencia del Maestro Hebert. ¡Nunca llega tarde y ya han pasado dos horas después de la cita convenida! ¿Le habrá sucedido algo? Se interrogan unos a otros y se apresuran a negar con la cabeza ya que saben que un pensamiento en un Iniciado es un Decreto que debe cumplirse.

Se arremolinan en torno de Merlín, quien acaba de llegar de Avalón más, ¡las interrogantes carecen de respuestas! El aprendiz se ha dedicado a sus labores de Consejero Real y esperaba reunirse hoy con su Maestro. Se miran entre ellos y descubren que desconocen en donde vive el Iniciado indogermánico.

Daban por hecho que su residencia era la misma de Merlín en donde han recibido tradicionalmente la Enseñanza empero, el Mago les aclara: “Allí vivió mientras yo crecía. Aunque en realidad, cuando despertaba por las noches, no le veía, sino hasta la mañana siguiente. Cuando ingresé al servicio del Rey Arturo, se despidió y en verdad, no sé en donde pueda tener su casa”.

Asombrados, aceptan que nadie se preocupó por saber más de su Maestro. Un ser tan querido y familiar, que creyeron saberlo todo de él. Lo veían bajar por un sendero de la montaña, tan fresco y radiante. Esa cara vieja con facciones tan suaves y tiernas como las de un niño y siempre dispuesto a entregar la Enseñanza del Amor Divino.

Adam propone: “¿Y qué esperamos? ¡Vamos a buscarle!” El entusiasmo inicial se suspende ante la interrogante: ¿adónde? Merlín reasume su liderazgo y sugiere que caminen por el mismo sendero que acostumbra utilizar el Maestro. Con la firmeza en sus espíritus, los adeptos inician la marcha bajo un cálido sol que besa el follaje verde.

Un ambiente agradable con la alegría en los corazones juveniles al presentir que pueden ser útiles a su conductor. Repasan los momentos agradables en su compañía y la profundidad de sus convicciones para orientarles en los Augustos Misterios de la Doctrina Secreta, con sencillez en las explicaciones que facilitan la comprensión.

Inmersos en sus experiencias, no se percatan que el sendero empieza a obscurecerse, por los árboles altos y lo espeso de sus follajes. Ernest abandona su tradicional timidez y exclama: “¡Alto!” Todos voltean a verle y dirigen su mirada a donde señala el aprendiz con el rostro pálido por el temor.

¿Qué es eso? Al frente, a unos escasos cien metros, observan una nube de luz blanca y muy brillante que se expande y se contrae rítmicamente. Los corazones aceleran las palpitaciones y la adrenalina provoca la sudación en la espalda. Como un solo hombre, los adeptos temerosos se avientan a la orilla de la vereda y se ocultan.

Poco a poco, regresa la tranquilidad en sus pensamientos al percatarse de que no han sido descubiertos. Unos proponen regresar, empero, Irvin reacciona con determinación y sugiere ir a investigar el suceso. ¡Su Maestro puede estar el peligro! A nada deben temer los hijos del Creador de los Universos, Quien les protege.

“Es cierto. El Padre está en nosotros y seriamos cobardes si abandonamos a nuestro amado Maestro que, seguramente, nos necesita”, se dicen para darse valor y proseguir con precaución ante lo desconocido. Tomados fuertemente de las temblorosas manos y buscar, la seguridad que requieren en esos instantes. Avanzan.

Llegan al límite de un claro en el bosque y quedan atónitos: ¡Su Maestro está en medio de la nube de luz que empieza a disiparse! Susurran: "¿Qué es esa luz? ¿De donde sale?" Lo más importante: "¿Quién es realmente el Maestro?" Es claro que los adeptos que antes respetaban al indogermánico, ahora le temen y se esconden para que no les vea.

Miran el rostro del Iniciado. ¡Proyecta una paz en esa tonalidad dorada! Toma su báculo y empieza a caminar. Irvin sugiere permanecer escondidos, no vaya a molestarse porque fueron a espiarle, aunque saben con certeza que fueron a buscarle porque estaban muy preocupados por su tardanza y temían por su estado de salud.

Desconocen que en realidad, Hebert había sentido la presencia de sus discípulos, pero finge no haberles visto para permitir que hagan sus propias deducciones. Escucha los cuchicheos atrás de los árboles y sonríe. Prosigue su marcha por el sendero que conduce por el occidente a la Laguna de Ordín.

 Los adeptos discuten la viabilidad de acercarse a su conductor, pero se inhiben. Nadie quiere ser el elegido para esa encomienda. El más indicado es Merlín, por su cercanía con el indogermánico y su posición de Consejero Real, que garantizaría el aminorar un posible enojo del Iniciado. Se aprueba la propuesta.

Corren para alcanzar al andariego y a voces, le llaman: “¡Maestro! ¡Maestro! Espere por favor”. Detiene su paso y gira para ver el trote atropellado de los aprendices. Decide disfrutar el momento. Rigidiza los músculos del rostro y con voz dura, inquiere: “¿Qué hacen ustedes aquí?” Los jóvenes quedan en silencio.

Las caritas descompuestas hacen imposible contener la risa. “¡Ah! Mis pequeños. Hebert les recibe en su corazón. Sean bienvenidos mis Hermanos”. Abre los brazos para cubrirlos con su manto de amor y comprensión. Atiende las explicaciones apresuradas de los discípulos, para justificar su presencia en ese lugar.

Merlín recupera la confianza y con ambición de acceder a todo el Conocimiento y Poder, le acosa con preguntas mediante la lisonja: “Maestro, toda esa luz que vimos a su alrededor, ¿qué era? ¡Es usted tan grande! ¡Es que usted es grandioso! ¿Verdad que sí, mis Hermanos? ¡El maestro es único y no tiene par en el mundo!”

Hebert ya le conoce. Él lo adoptó cuando recién nacido, después de la destrucción de su familia para despojarles de sus propiedades. La falta de los padres no pudo substituirse y generó sus propios mecanismos de defensa en la ambición. ¡Pero es de buen corazón! Señala: “¡vamos! Caminemos que ya es tarde”.

En el camino expresa: “Cuando ustedes lleguen a la Iniciación, descubrirán que nunca estarán solos”. Adam aventura: “¿Nunca, Maestro?” Escucha: “¡Nunca! Hay muchos Iniciados que están trabajando y aunque no los pueden ver a simple vista, tengan la certeza de que están trabajando en el mundo para dar la Enseñanza”.

Aflora en Merlín el egocentrismo: “¿Entonces, no somos nosotros los únicos que recibimos esta Enseñanza”, ante la respuesta negativa insiste: “¿Cómo es posible eso? Nosotros debemos ser únicos. Somos muy especiales y lo que recibimos no puede darse a todos. ¡Debe haber una selección!”

El Iniciado ríe abiertamente ante la osadía de Merlín y expresa: “No, mi Hermano Merlín, no son todos los que reciben la Enseñanza. ¡Ojalá lo fueran! Los demás Iniciados caminan por el mundo para ayudar y guiar a aquellos que abren su conciencia a los Augustos Misterios del Universo, y quieren oír y recibir la Enseñanza que se les ofrece. ¡Ellos son los que se eligen así mismos”.

Irvin que se ha caracterizado por conducirse con amor y aplicación a los principios de la Doctrina Secreta, pregunta: “Maestro, explíquenos algo más. ¡Nunca hemos conocido su casa! No sabemos en donde está, con quien vive y quien le apoya. Hoy nos dimos cuenta de nuestra profunda ignorancia sobre su persona”.

El Iniciado sonríe con profunda ternura ante la preocupación del adepto y le dice que vive en el bosque y todos en coro exclaman: “¡A la intemperie! No es posible”. Les explica, entonces, que cuando alcancen los Grados Máximos, verán que esa es su casa, que el mundo es una casa tan hermosa y protectora amorosa de la vida.

Hay inquietud: “¿Y siempre estás así, solo?” Escuchan que no, que cuenta con la compañía de muchos Hermanos a lo que inquieren: “¿Cuándo nos los vas a presentar?” Y dice que en su momento los conocerán. Se hace el silencio. Los adeptos están angustiados y ya no saben que preguntar ante su conductor que responde con evasivas. Así, con el signo del mutismo, llegan al lugar de reunión. Hebert dice:

“Mis hermanos, ¿se acuerdan cuando les platiqué del Origen de los Tiempos?” Unos hacen referencia a los ángeles caídos, otros a los obscuros y algunos a los malvados. El Guía retoma el discurso: “Pues bien. Se han de acordar que entre ellos había muchos Guardianes de la Paz de los Universos. Y deben saber que ellos, esos seres de luz no solamente trabajan para la tierra, sino para todas las galaxias”.

Desde el Principio de los Tiempos, les indica, trabajan para los Universos y forman una Gran Hermandad. Es la Gran Hermandad Universal encargada de cuidar la armonía de los sistemas cósmicos y el equilibrio entre los seres libres.

“¿Cómo es eso, Maestro? No entendemos muy bien a lo que te refieres”, expone Ernest.

Les pide que tomen asiento y explica: “Mis Queridos Hermanos, como pueden constatar, los grados de evolución entre las creaciones del Padre, son diferentes. Los animales no pueden hablar y solamente se mueven por instinto mientras que los árboles no pueden moverse y ahí, en donde nacen también crecen y no pueden ir tras su alimento, tienen que sustentarse en sus raíces para abastecerse”.

El ser humano puede caminar, puede razonar, puede hablar. ¡Es el ser más libre! No está atado al instinto ni a una sola posición en la tierra, señala y Adam replica: “Entonces, sí es el ser que goza de mayor libertad ¿por qué nos vigilan?”

Menciona el indogermánico: “Porque al mismo tiempo, es el que se deja gobernar más por los instintos y las pasiones, y eso conduce a un gran desorden por la ausencia de la armonía del Amor Divino”. Los indicios en la historia moderna, ubican en 20 mil años el tiempo en que se perdió ese equilibrio en la tierra.

“¿Quiénes integran esa Hermandad?” Es la pregunta del Consejero Real y la respuesta del Iniciado es: “Con el fin de obtener la armonía entre los Universos, sobre todo, en estos hermanos rebeldes que buscan gobernar a través de la destrucción, se conformó una Gran Hermandad que además de vigilar, ayuda a la evolución humana”.

En esta parte del cosmos, se integra una Gran Triada cuya cúspide es el Consejo de Ancianos, integrado por seres de muchos Universos a cargo del Gran Custodio que es el Amor de la Fuerza Universal. Se ubica en Pléyades que se observa como una pequeña constelación del hemisferio boreal hacia la cabeza de tauro.

Del lado izquierdo, se encuentra la Gran Tribuna o la Gran Junta Kármica, en la Constelación de Orión, en la zona ecuatorial, integrada por 72 Grandes Maestros encargados del Orden, la Justicia en el entorno y el Equilibrio del ser humano y que en algunas tradiciones se ha confundido con la Zona del Juicio de los Muertos.

En la constelación del Can Mayor, al lado derecho de la Gran Triada, se encuentra Sirio que alberga a los Grandes Maestros encargados de contactar, por medio de la transmisión de pensamiento, adeptos para entregar la Enseñanza del Despertar del Espíritu que se entiende como la Fuerza de la Gran Hermandad Universal.

Los Ancianos, dice Hebert, se dedican a trabajar en las Reglas o Leyes Universales para preservar el equilibrio, los maestros de la Gran Junta Kármica hacen posible ese equilibrio de las fuerzas positivas y negativas y es aquí en donde se originó la Ley del Karma como el principio de ese equilibrio.

Irvin interroga sobre las propiedades de esa Ley Universal y escucha: “Sí a tí, mi Hermano, alguien te avienta una piedra, te enojas y buscas dos piedras para responder porque demuestras más fuerza. Pero la otra persona buscará lanzar tres piedras y difícil será que logres aventar al mismo tiempo cuatro piedras y serás vencido a menos que busques una piedra más grande. Es la destrucción que busca el poder temporal y el sometimiento de los demás y que representa en sí, el principio de la guerra”.

Por otro lado, si al recibir el golpe en lugar de responder se hace una profunda reflexión y lo perdonas. ¡Pero lo perdonas de verdad en lo hondo del corazón en donde no quede rastro alguno de resentimiento, la Ley del Karma hace que el agresor pague al siete por siete lo que cometió, añade el Iniciado.

“¿Cómo es esa fuerza?” Pregunta Ernest y oye: “Se incrementa por la misma Fuerza de Liberación con que se generó, la Fuerza del Perdón y por la inercia del regreso”. Duda el discípulo: “¿Con solo el perdón?” Le dice: “Solamente con el perdón, mi Hermano. ¡Es una fuerza tan poderosa!”

Merlín es más escéptico y comenta: “Si eso hiciéramos en la guerra, quien sabe si viviríamos para contarlo”. El Maestro se ríe y reflexiona: “Si eso se hiciera, mi Hermano, muchos inocentes no morirían pero tristemente, la ambición y el poder son los que siempre gobiernan y jamás aceptarían esos términos”.

La voz de Hebert es intensa: “¡Han sido muchos siglos que hemos luchado y no hemos logrado que el hombre haga conciencia! Pero llegará el tiempo en donde el ser humano, desesperado, desquiciado, sometido por el poder, buscará en su corazón la manera de liberarse de todas esas ataduras. Primero será con angustia, luego con dolor, desesperación y al final pedirá perdón”.

Irvin se angustia: “¿Cómo podemos prevenirlo?” La respuesta es dolorosa: “¡Si tan solo nos oyeran, mi Hermano, seríamos todos dichosos! Pero sometidos por el poder, lo que hacen es satanizarnos, nos acusan de ser brujos, nos atacan con el desprestigio antes de analizar lo que se les está indicando. ¡Lo ven tan lejos y tan irreal que no creen!”

Apunta: "Y en el tiempo final, el hombre permanecerá sordo y ciego. Se inundará el mundo de tanta maldad y solamente creerán en su ciencia, en su tecnología, en todo lo que logren inventar. Rechazarán todo lo que pueden lograr con la fuerza del perdón”.

Merlín aventura: “¿Para qué sirve, entonces, la Gran Hermandad Universal?” La fe de Hebert es inquebrantable: “Para que estemos allí y trabajemos en la Enseñanza. Para que invitemos a las personas a sembrar el Amor en su corazón, a desterrar el odio y el rencor, a manifestarse en su Libre Albedrío”.

Se deben romper con los códigos viejos en donde la vergüenza y el arrepentimiento proporciona una superficial liberación de la conciencia y preserva la sujeción al poder. En cambio, la razón es la base de la responsabilidad que conduce a la lealtad, a mantenerse firme en los actos y corregir los errores.

Adam comenta: “Falta poco, entonces, ya que dices que trabajaremos también nosotros. ¿Y como lo lograremos?” Hebert mueve la cabeza comprensivo al entender que aún falta mucho para que se asimile el principio de la reencarnación. No obstante, adelanta:

Los Grandes Maestros y los Maestros Ascendidos que trabajan en Sirio, según los planes de la Gran Hermandad Universal en fiel obediencia al Padre Creador de los Universos, se podrá dar la Enseñanza por medio de la transmisión del pensamiento en algunas personas que alcancen un grado de evolución que les permitirá abrir los centros de energía del cuerpo.

Advierte los riegos: Habrá muchos charlatanes que se dirán contactados y dispuestos a conducir a los humanos, con la intensión de lucrar para burlarse y utilizar a las personas. La forma de identificarlos es precisamente por esos principios de lucro y ambición de poder.

En cambio, los contactados verdaderos ofrecerán la Enseñanza limpia, transparente, en donde se buscará el amor dentro del Ser, la responsabilidad de los actos, la manifestación del Espíritu. “Será una labor difícil”, anticipa Hebert en ese siglo VI, cuando les pidió cerrar los ojos, respirar profundamente tres veces y visualizar a sus seres queridos para pedirles perdón por los actos y omisiones en que caemos inconscientemente y laceramos nuestra relación.

 

 

VI.- La Sanación por Imposición de Manos         VIII.-La Manifestación de la Fuerza Divina

 

Página de Inicio    Su comentario

 

 

Porque Usted es digno de la mejor información, por el precio de 10 reciba 12 números de Arcano.

Si quiero suscribirme

Para su comodidad puede hacer un depósito o transferencia bancaria a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORIÓN, S. A. DE C. V., en Banca Serfín en la cuenta número: 09073152858, sucursal 090063 ERMITA o si prefiere BANAMEX a la cuenta número 00193211688 Sucursal 4739 ERMITA. También puede comprar en el correo de su localidad un Giro Postal a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORION, S. A. DE C. V.

Confirme su pago vía fax: 85 89 11 51 o por correo a nuestras oficinas: Lerdo 284 C, Depto. 1212, Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Teléfono: 85 89 11 50 para que podamos incluirle inmediatamente en nuestra lista de suscriptores.