Make your own free website on Tripod.com

Del Archivo

de Merlín

 

 


Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

*La Formación de la Consciencia a Niveles Superiores

*Diferencia de la Materia Física con la Espiritual

Para dar un aspecto de armonía en ese monasterio que se va formando con la Hermandad de Merlín, han sembrado flores silvestres para crear corredores y así, tenga un toque de alegría. Esta arquitectura natural que les ha otorgado el bosque se va haciendo cada vez más propia de sus habitantes.

Cada uno en sus actividades cuida que se mantenga el orden para la conservación de las instalaciones destinadas a la Enseñanza. Los jóvenes aprendices se reúnen a primera hora para tomar la instrucción que les otorga el Maestro Guía Irvin. Dispuestos todos en sus respectivos lugares, notan la ausencia de dos hermanos, sobre todo, el de la joven Marcia.

A una voz, expresan: "¡Maestro! Maestro, Marcia y Louis no se han presentado aun", una adepta precisa que "nuestra hermana no durmió en la habitación", mientras que otro comenta: "Estuvieron ausentes durante el desayuno". Se escuchan murmullos y en eso, Irvin los tranquiliza: "Mis queridos hermanos, no se preocupen. Ellos ahorita están de retiro".

Estos jóvenes adeptos que aun desconocen la generosidad de la prudencia, pregunta: "¿Por qué, Maestro? ¿Qué es un retiro?" La respuesta es directa: "Para nosotros, un retiro es ausentarnos del contacto de nuestros hermanos y así disponernos a la oración, buscando en ella la reflexión sobre los errores cometidos y qué nos impulsa a ellos".

Amplía el concepto: "Así podemos tomar las responsabilidades correspondientes y poder manifestar la materia espiritual". Rebeca muestra su confusión y pregunta: "¿Qué no es materia una cosa y el espíritu otra?" El Maestro responde que no y con mirada amorosa añade: "La materia del cuerpo físico se encuentra en conjunción con la materia espiritual y el manifestarse cada vez más a la Divinidad, nos lleva a una entrega perfecta y sublime a la Creación de la Consciencia Suprema".

Irvin se percata que los adeptos no entienden la explicación. Los rostros denotan sorpresa y confusión, por lo que empieza a explicar: "La materia física la debemos de comprender explícitamente como nuestro cuerpo y está formado por los cuatro elementos de la naturaleza y los cuales tienen su energía potencial a través de la cual se genera una fuerza que al estar en conjunto en nuestro cuerpo, la conocemos como la fuerza física".

Prosigue: "Pero esta fuerza física, para que pueda ser liberada de su energía potencial, requiere de un activador que la impulse, y este es otorgado por la energía potencial del espíritu que al activarse genera una fuerza que la conocemos como el Poder del Espíritu o bien, el éter de la vida o soplo divino".

En este punto, señala que el soplo divino es el que permite que el ser humano se mueva, piense y viva: "Y aunque no la vemos y nos es intangible, es energía y es materia. Mientras más se acerquen ustedes a su espíritu en su entrega a la Luz de la Virtud y el Conocimiento de la Verdad, más materia espiritual se vuelven".

Rebeca levanta la mano y pregunta sobre la Consciencia Suprema. Irvin comienza por explicarles lo que es la responsabilidad de los actos: "Ustedes, hermanos, piensan y actúan según creen que es lo correcto y conveniente, y en ello, no reparan el mal que puedan causar a otros. Simplemente, para ustedes, está bien".

Indica que "existen efectos negativos en la conveniencias que si se razón con profundidad, encontraremos que nosotros mismos somos la causa de los efectos de los otros, de aquellos a los que pudiéramos haber lastimado o favorecido de una u otra forma. ¡No siempre somos causa de mal! Así que el vernos como causa debe de ser en el justo medio".

Para lograrlo, señala que "debemos aceptar la responsabilidad de nuestros actos conscientes, inconscientes o bien manipulados por otras personas, porque ustedes tienen la voluntad de ser o no ser aunque sea en una forma obligada, porque también tienen el libre albedrío, o sea, la capacidad de decidir".

Irvin indica que existe algo importante en este punto: "¿Desde qué momento son capaces, más claro, en qué momento tienen la capacidad de decidir lo conveniente en sus vidas? Ahí radica la importancia de la formación que reciben en el hogar".

Desglosa las razones: "Un niño, hasta los cuatro años de edad, actúa por motivación del gozo, es decir, que aquello que le es agradable tiende a buscarlo más pero también tiene el de la imitación por lo que observa en su entorno, bueno y malo, porque aun no sabe decidir lo que le es favorable".

En esta etapa de la infancia, todo queda guardado como una imagen reproductora de sus actos en los tres años venideros en los que será guiado a hacerse responsable de labores sencillas, dice el Maestro al puntualizar que de la exigencia que reciba para cumplir las responsabilidades, el cuidado y la guía, le marcarán una disciplina lo que le permitirá en los siguientes tres años, facilitarle los trabajos en su cumplimiento.

Irvin se acomoda y menciona que es el momento en que el niño sabrá del cuidado que debe de tener para evitar el error y no trabajar en exceso. "Esto es por intuición. Su razonamiento es simple pero puede llevar mucho conocimiento si se le invita a razonar con mayor profundidad preguntándole siempre el por qué de las cosas antes de responderle a sus dudas".

Menciona que de esta manera se activa en el pequeño, la responsabilidad, que podrá hacerle más sencillos sus siguientes cuatro años: "Aquí, si se dan cuenta, hay un año de más porque el proceso para un paso de evolución es más lento en el aspecto de que las substancias químicas del organismo sufren transformaciones que hacen difícil el desarrollo del comportamiento".

Observa que todos los adeptos están atentos, aquí no hay que escribir sino solamente lo que reciben del Maestro les será grabado, aunque saben ellos, que todo lo que escuchan les queda grabado en la memoria y escuchan al Maestro cuando añade: "¿A qué me refiero con esto? Las substancias que liberan en este periodo pueden serles irritables y les vuelve difíciles e incomprendidos".

Apunta que la forma de ayudarles "es dándoles mayor atención y escuchando todo lo que platican, como algo muy importante, porque a final de cuentas sí es muy importante para ellos y así logran desahogar sus inquietudes y la irritabilidad disminuirá de su estado de ánimo sintiendo armonía y gozo por la vida".

Menciona que entonces, los jóvenes tomarán gran admiración por sus guías o sus padres al sentirse valiosos e importantes para ellos, y como consecuencia, lo que aprendieron de sus progenitores, será importante y pondrán atención en lo que les conviene. Llegamos a un punto en donde se logra una responsabilidad y el estado de consciencia se le considera primaria".

Profundiza sobre la consciencia primaria: "Es cuando saben que deben de cumplir con sus responsabilidades y las decisiones que tomen serán guiadas a quedar bien con sus guías. Es decir, que actúan por conveniencia para quedar bien con sus padres, independientemente de si está bien o mal. Esa es la primera imagen que forman de ellos mismos".

El Maestro prosigue que "pasar a la Consciencia Secundaria que conocemos como de segundo nivel, es un periodo de maduración. Aunque ustedes se casan jóvenes en esta época, de alguna manera saben lo que quieren y a dónde desean llegar. Lograr sus objetivos, el esfuerzo y la dedicación con la que se apliquen, les otorga la libertad de decisión".

Aclara que a esta edad, de los 14 a los 21 años, "son ya responsables de todos sus actos porque actúan a lo que les es conveniente para sí mismos y buscan la satisfacción personal. El Libre Albedrío es otorgado".

Mira a todos los adeptos y expresa: "En la Enseñanza, mis queridos hermanos, hasta los 14 años aun no se les puede reconocer como seres responsables de sus actos por mucho que ustedes quieran considerarse sabios y maduros, ya que si se dan cuentan, son el reflejo de los actos de los padres. La influencia de ellos en ustedes ¡es tan marcada!, que todo lo que hacen durante esta etapa, la responsabilidad es de los padres".

Exclama: "¡Dense cuenta! Si se portaron mal, el karma que cargan los padres por no haber sido cuidadosos en el crecimiento de sus hijos. Pero sí es importante y muy valioso que reconozcan sus actos, pidan perdón y perdonen a sus progenitores, entonces, en verdad, logran avanzar en su estado de consciencia".

Respira profundo y prosigue: "En los siguientes años, analizarse siempre como causa es liberarse de limitaciones que ustedes mismos se impusieron o permitieron que les impusieran".

El siguiente nivel de consciencia, precisa, "es cuando reconocen el esplendor divino que existe en ustedes para razonar con el corazón en unidad con la mente. Aquí se encuentran con una serie de dificultades, porque se darán cuenta que son seres utilitarios y represivos, porque a pesar de que pudieran tener éxito en sus objetivos, caminan en una sociedad convencional y se guían por esa superficialidad".

Desglosa: "Represivos, porque llegan a inhibir de tal manera su verdadera identidad con el objetivo exclusivo de ser aceptados por la sociedad. Esta Enseñanza le llevará a descubrir que en realidad no saben quienes son: La copia de los padres o el rechazo a ellos, los resentimientos, las vanidades, los traumas o complejos, les influyen de tal manera en su carácter y comportamiento, que no tienen idea en realidad de quienes son".

Les mira y pregunta: "¿Triste, verdad? Porque es verse totalmente despersonalizados. ¡Pero, no, mis queridos hermanos! ¡Es tan bello descubrir todo lo hermoso que nos han otorgado en nuestra naturaleza con el espíritu, que nos lleva a ser materia espiritual! Es entonces cuando están tocando la Consciencia Suprema llamada también como Supra Consciencia".

El Maestro transmite su emoción: "¡Aquí, queridos hermanos, es algo realmente hermoso! ¿La razón? Sencilla: Porque descubre su cuerpo, la capacidad que tienen para sanarlo, transmutarlo o modificarlo. Se dan cuenta de el potencial de energía que les ha sido otorgado para crear".

Indica que "esto es posible porque se conectan a la Consciencia Universal a través de ella, son guiados ahora, sin la influencia convencional y con la honestidad de los actos".

Todos los adeptos están emocionados y desean conectarse a la Supra Consciencia.


Página de Inicio


Por que Usted es digno de la mejor información, Arcano le ofrece 12 números con el pago de 10.

 Sí quiero suscribirme

Depositos bancarios a nombre de: Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., BANAMEX, número 00193211688 sucursal 4739 o a la cuenta: Mario Luis Altuzar Suárez, número 19321098-3 y si lo prefiere, en Banca Serfín cuenta Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., número 09073152858 sucursal 09063. Confirme su pago via fax: 85 89 11 51 o por medio de una carta a nuestra dirección en Lerdo N° 284-C, Depto. 1212 (Edificio Presidente Juárez), Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Tel.: 85 89 11 50. Nuestro correo electrónico es:

 Arcano