Make your own free website on Tripod.com

Del Archivo

de Merlín

 


Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

* Día del Solsticio de Invierno

* Prepárate para recibir el Año Nuevo

Esta mañana hay mucho movimiento en la Hermandad de Merlín, ya que cada uno debe cumplir con sus labores para disponer la ceremonia de Adviento en donde el misticismo profundo proyecta el reconocimiento del profundo amor que legó el Padre Creador de los Universos a sus hijos.

Los adeptos comentan con alegría que llegaron las fechas del solsticio de invierno "en donde recibiremos las fuerzas del Adviento para acoger el año nuevo. Nos han dicho nuestros Maestros que es algo importante y todo debe quedar en perfección y con apego a los augustos misterios de la Orden en el conocimiento de cada uno de los Portales".

Irvin dice que "el Norte, hoy es el más importante, si recordamos que es de él por donde llega la fuerza de los campos magnéticos de la tierra, ya que fluyen de Norte a Sur. Para nosotros los humanos, el solsticio de invierno favorece la apertura de nuevos proyectos, renacimiento de ideas, reflexión y comprensión de la responsabilidad de los actos como al mismo tiempo, liberar energías negativas y los fracasos".

Una manera de organizar el Norte, es que en el mesa del centro de la casa, se pone un mantel blanco, procurando tapar prácticamente hasta el suelo. Se coloca un recipiente redondo con agua en el centro del mueble para que flote una agua imantada, una vela morada. Al sur de la mesa se coloca pétalos de flores blancas y amarillas, procurando perfumarlas previamente con loción de jazmín y se acompaña con una vela verde.

Al occidente de la mesa se colocan dinero (monedas o billetes) y un recipiente con sal; el dinero se perfuma previamente con esencia de canela y se utiliza una vela blanca. En el Este del mueble, se ubica un pequeño recipiente con trigo y se acompaña con una vela amarilla.

En el lugar correspondiente a los Elementales, que serían los cuatro puntos intermedios, se coloca incienso, procurado que sea de flores (magnolia, jazmín, rosas, es a predilección personal).

Se procura estar vestido de blanco o morado. Colocan listones amarillo, rojo y negro que se atarán en la mano derecha. Esto es para impedir que las fueras negativas penetren al recinto y al Templo Vivo que es el cuerpo de cada uno de nosotros.

La Hermandad se prepara con entusiasmo. Han dispuesto la mesa para la transmutación y todos se disponen para asear su cuerpo con aguas perfumadas: En un recipiente se coloca una infusión de canela, naranja y clavos hervida previamente y que deberán enjuagar el cuerpo, lo más caliente que pueda soportarse, ya que eso abre los poros y liberar las toxinas.

A esta agua se le puede agregar loción de lavanda, unas gotas de benjuí y esencia de bergamota. Al enjuagar el cuerpo, se sacude y no se seca. Se procede a vestir

Existe, en los jóvenes, entusiasmo. ¡Es el primer solsticio que van a vivir con Merlín! No tienen idea de lo que van a vivir en el solsticio de año nuevo, ya que traen la tradición de sus casas, que es únicamente, el ritual dirigido por algún monje y una cena familiar, seguido por bebidas hasta emborracharse y además, sin que exista la unidad con Dios Verdadero.

Un joven se acerca a uno de los Hermanos Mayores y le pregunta: "¿Por qué festejamos este día cómo si fuese el Año Nuevo? Será acaso, para nosotros ¿el comienzo del Año Nuevo".

El Maestro le responde: "No, no es aun el Año Nuevo para nosotros. Nos preparamos para recibirlo y el hacer esta ceremonia lo que se busca es la liberación de todos los campos de energías negativos. El rompimiento con experiencias frustrantes y dar paso a la sabiduría, para así, estar limpios y dispuestos a atravesar la barrera del tiempo".

Al ver cierto desconcierto en el adepto, el Maestro abunda: "Para lograr atravesar esa barrera del tiempo, se necesita la mayor pureza de nuestra alma, la mayor disposición de la voluntad para avanzar y la fe en la Fuerza Divina de la Creación de los Universos en lo Eterno".

Prosigue: "Si logras pasar esa barrera, das un paso en el Conocimiento, en la disposición de ser responsable de ti mismo. En segundo lugar, se avanza en la evolución del hombre en su perfeccionamiento y algo que te permite este paso, es retrasar los tiempos de la vejez, ¡no porque la vejez se contraponga con la evolución! Sino que prolongas el proceso para darte tiempo a una verdadera maduración".

El joven pregunta: "Entonces, ¿no todos los viejos son sabios?" Sonríe el Maestro y le responde: "¡Sí! Sí son sabios. Ahí tendríamos más bien que determinar el nivel de la sabiduría, ya que debes recordar que todo es aprendizaje".

Pregunta el joven: "¿Por qué dice que se pasa la barrera del tiempo, Maestro?" Le explica: "La vida del hombre se ha vuelto cíclica; nace, crece y muere y se cierra así, un ciclo, y esto lo repite sucesivamente sin que determine su proceso final. Pero al mismo tiempo, es infinito: Nacer, crecer y morir. Si tú atraviesas la barrera del tiempo, naces y creces sin morir".

Abunda: "Naces al nuevo pensamiento, a un nuevo objetivo y creces con el aprendizaje al hacerte responsable de tus actos y no mueres, ¡trasciendes en el tiempo!"

Hay inquietud en el joven: "Y, ¿siempre está uno en la tierra?" Le dice: "no. Cuando has cubierto tu tiempo de crecimiento, trasciendes a la evolución de esferas superiores".

El joven no comprende del todo las respuestas pero está dispuesto a entrar en la búsqueda de atravesar la barrera del tiempo. ¡No alcanzaba a imaginarlo!

Van rumbo al salón en donde se encuentra la mesa preparada. Todo está dispuesto para comenzar la ceremonia. Están en el occidente, los jóvenes discípulos y los Hermanos Mayores en los puntos cardinales. En el caso de una familia, los hijos se colocan en Occidente, los padres y los hermanos mayores en los puntos cardinales.

Merlín, hoy se encuentra en el Norte. Da tres palmadas y entona tres veces: "¡Oooommm!" Con profundo respeto, solicita la Fuerza del Norte para realizar los trabajos: "¡Amado Hermano asignado a vigilar la Puerta del Norte! Hoy a tu portal toco para que éste se abra y llegue a nosotros, con la Luz y la disposición libre y espontánea de nuestro Ser, para ¡hacernos responsables de nosotros y transmutar con el Perdón, todo lo negativo!"

Ralph se encuentra en el Sur. Da tres palmadas y entona: "¡Oooommm! Amado Hermano asignado a las Puertas del Sur, con gozo en el corazón toco para solicitar se abran hoy las Puertas del Conocimiento en la reconciliación y la Luz de la Verdad en nuestro corazón, para que pueda transmutarse lo negativo y convertirse en sabiduría".

Urbin está en Occidente. Palmea tres ves y entona: "¡Oooommm!, tres veces para decir: "Hoy toca a este humilde hermano, solicitar que de Occidente nos sean abiertas las puertas y para ello, pido al Vigilante, nos otorgue recolectar lo sembrado de nuestros actos a la prosperidad y de nuestros errores, el aprendizaje para transmutarlos a la armonía".

Irvin se encuentra en el Oriente. Toca tres veces y entona: "¡Oooommm!" para expresar: "A nuestro Querido Hermano Vigilante de las puertas del Oriente, solicito nos abra el camino a la Luz de la Verdad y con nuestro Espíritu a la unión con Dios, para que al traspasar la barrera del tiempo, seamos ¡libres de la esclavitud de los vicios y las pasiones! Y ascendamos a la evolución de una raza superior".

Todos, al mismo tiempo, encienden las velas. Ahora, Merlín, encabeza a los cuatro puntos cardinales para girar en sentido contrario a las manecillas del reloj. Cada uno de los miembros de la familia va a pasar por los puntos cardinales, en sentido contrario a las manecillas del reloj, partiendo del Norte.

Al llegar a Occidente toman una pizca de sal, cerrando los puños los pasan por el cuerpo cruzando siempre los brazos y se avienta hacia atrás, frotando las manos a que no queden residuos de la misma y se mentaliza: ""Esto hago con los mantos de obscuridad: ¡Rasgarlos y dejarlos atrás! Y de los fracasos aprender para no volverme a equivocar. En la armonía y la prosperidad, a mi llegue porque esa es mi voluntad".

Se toman unas monedas y se llevan en la mano izquierda. Al llegar al Sur se encuentran los pétalos de las flores y se echan encima como si fuera un baño de flores y se metaliza: "La Luz de la Verdad es en mi vida. La prosperidad y el bienestar con armonía. La salud y la fuerza en mi será cada día". Las monedas se conservan en la mano izquierda.

Pasan a Oriente, en donde, con la mano derecha, dejan las monedas en el recipiente en donde está el trigo y se toma un puño de trigo a cambio, mentalizando: "Así llega a mi la abundancia, en todas y cada una de las cosas que yo deseo. ¡Así se cristalizan mis anhelos!"

Pasan al Norte. Aquí, esperan a que todos los miembros de la familia haya cruzado los demás puntos cardinales. Todos juntos avientan el trigo al frente de la mesa y mentalizan: "¡Se abren los caminos! ¡Se derriban los obstáculos! ¡Yo no tengo enemigos! ¡Todos quieren ser mis amigos!" Se toman de la mano, respiran tres veces para orar:

"En el nombre de Dios Padre, en el nombre de Dios Hijo, en el nombre de Dios Espíritu Santo, por una Raza Superior atravieso la barrera del tiempo". Con los ojos cerrados, todos los jóvenes de la Hermandad de Merlín, están atentos para experimentar esa vivencia. Sienten como una especie de movimiento de péndulo y Merlín les indica:

"Todos mis hermanos, mentalizando: Fe, Amor y Voluntad, reconociendo de los errores el aprendizaje y cosechando a la sabiduría".

La Hermandad obedece la orden. Una forma de darse cuenta de que están atravesando la barrera del tiempo, es precisamente ver como se mueve la aguja imantada en el recipiente con agua sobre la mesa. Al estabilizarse, es porque ha terminado de atravesar.

Merlín vuelve a dar la orden, cuando se percató de habían atravesado: "¡Respiren mis hermanos, tres veces! Giren su cabeza, sacudan su cuerpo y cerremos juntos". Repiten todos tres veces ¡Oooommm! Y cierra con tres palmadas.

Ahora, todos pasan a comer queso, pan y vino, en un acto de convivir en hermandad. Ralph le pregunta a uno de los jóvenes: "¿Cómo te sientes?" Y éste responde: "¡Como nuevo, Maestro! Es como si me hubiesen quitado una loza de la espalda que venia cargando. ¡Algo se desprendió de mi, pero me daba alegría cuando se iba desprendiendo. ¡Me siento muy ligero! Con deseos de hacer muchas cosas".

El Maestro le aconseja: "Efectivamente, ahora hay que prepararse hasta el cierre del año para reflexionar y reconciliar, de tal manera que comiences el Año Nuevo limpio de toda perturbación y dispuesto a cumplir con la evolución".


Página de Inicio


 

Por que Usted es digno de la mejor información, Arcano le ofrece 12 números con el pago de 10.

 Sí quiero suscribirme

Depositos bancarios a nombre de: Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., BANAMEX, número 00193211688 sucursal 4739 o a la cuenta: Mario Luis Altuzar Suárez, número 19321098-3 y si lo prefiere, en Banca Serfín cuenta Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., número 09073152858 sucursal 09063. Confirme su pago via fax: 85 89 11 51 o por medio de una carta a nuestra dirección en Lerdo N° 284-C, Depto. 1212 (Edificio Presidente Juárez), Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Tel.: 85 89 11 50. Nuestro correo electrónico es:

 Arcano