Make your own free website on Tripod.com

Del Archivo

de Merlín

 


Por Mario Luis ALTUZAR SUAREZ

* El Rey Arturo traiciona a Merlín

* Merlín huye al norte de las montañas

En la hermandad de Merlín todos cooperan animosamente y sin ningún tipo de contratiempo, el aprendizaje en los principiantes es rápido. Lo que facilita el avance en grupo y personal de cada uno de ellos, las formas de pensamiento se han unificado, y todos se ven con respeto y como hermanos. Pero ahora se enfrentan a un nuevo enemigo que los busca con la intensión de eliminarlos.

El Mago, que ha guardado el secreto de que los buscan incansablemente se ve obligado a comunicarlo a sus hermanos y para ello los ha reunido en el templo principal, ante el rostro de preocupación de los Maestros los adeptos están en espera que les den indicaciones como es costumbre. Todos en silencio miran al Guía.

Merlín toma la palabra: "Queridos hermanos, los he reunido para que platiquemos sobre las sombras que acechan a nuestra hermandad y que es importante estén al tanto. Como ustedes están hace tiempo alejados de los poblados, ignoran muchos acontecimientos que se han suscitado con nuestro Rey, yo como consejero Real llevo cercanía con él y ustedes habrán notado que viajo constantemente para cumplir con mi servicio.

Sin embargo no pude evitar que nuestro querido Rey firmará convenios con el Clero Romano de pagar tributo y con ello respetarían nuestras tradiciones y nuestras tierras ya que solo tomarían las que el mismo Rey les asignara y evitar así una guerra sangrienta.

Lo que a acontecido con esto hermanos, es que no puedo estar igual que antes junto al Rey, ellos se encargan de alejarlo de mi presencia, además de que no han respetado los pactos firmados, ahora obligan a los hombres, mujeres y niños ha bautizarse y llevar su religión como el pagar tributo también sin consideración alguna ha sus condiciones de vida.

Algunos caballeros han preferido marcharse, dejando sus tierras abandonadas otros se han unido a las cruzadas del clero ha cambio de honores que les otorgan, el Rey no puede ya actuar y estos hombres buscan apoderarse de todo el reino.

Mi presencia les atemoriza y se han propuesto destruirnos, es por esto hermanos que estamos reunidos para prepararnos para nuestra partida."

Al terminar de escuchar al Guía, en silencio algunos levantan su mano derecha para pedir la palabra, el Maestro Raph les otorga: "Díganos hermano Oswal"

El joven se levanta: "Maestro, porque les causamos miedo, si estamos lejos del reino?"

Merlín le contesta: "Ellos no desean que exista otra religión que no sea la suya, además para ellos nosotros somos sus enemigos porque creen que practicamos la brujería, para ellos el desarrollo del poder del espíritu es ir en contra de su Dios"

Otro joven pregunta. "¿Pero qué Dios es, que les permite que hagan la guerra y exijan tributo al que no tiene para pagarlo?

El Mago: "No tengo idea, pero ellos dicen que todo lo hacen en el nombre de Dios, no pueden decir el nombre de su Dios porque dicen que es sagrado, y nuestros iodos son paganos"

Raph también comenta: "Cuando nuestro hermano Merlín los conoció, fue cuando tuvo que acudir a sanar al Rey Arturo, ellos pudieron ver los poderes de nuestro Guía y se espantaron argumentando que Merlín era un brujo que invocaba demonios que le otorgaban el poder para sanar y que tenia que ser eliminado. Urbin escucho esta conversación sin que ellos se dieran cuenta"

Urbin profundiza la explicación: "Yo estaba en el balcón cuando escuche que hablaban del Maestro, sorprendidos de que el Rey hubiera sanado con tan solo haberlo tocado, no consideraron lo que el Maestro hizo de oración a nuestro Padre, comentando que fueron invocaciones diabólicas, lo que había hecho que no podía ser de otra manera.

Cuando salieron del lugar los seguí y se dirigieron con el Rey urgiendo en contra de Merlín que era un hombre malo y que no podía estar en el reino, ya que eso traería maldiciones para todos. Y que era su obligación desterrarlo, yo observaba la escena y mire al Rey como les miraba, lo obligaban a aceptar su propuesta.

" ¡Un Rey al servicio de Dios no puede tener a un brujo a su lado! Debe de sacarlo del reino, entendemos que le tenga miedo él lo ha de tener sometido con sus embrujos y por eso lo engaña, hace que se enfermo y luego el mismo lo cura. ¡Eso es! Por eso lo tiene dominado. ¡Hay que eliminarlo! Tratara de enfermarnos a todos. ¡No lo permitiremos¡"

Continua el Mago narrando la historia: "Urbin fue ha avisarme de inmediato, cuando escucho como Arturo daba las ordenes a los guardias de que nos apresaran, y salimos tan rápido como pudimos."

Un hermano pregunta: "¿Cómo es posible que el Rey haya mandado a los guardias en su contra Maestro si usted siempre le ha sido leal? ¿Cómo pude creerles a estos hombres? No es posible que se haya olvidado de sus meditaciones juntos y él ha escuchado sus pláticas de Dios."

Merlín: "No, no creo que él lo haya olvidado, yo siento en mi corazón que mi hermano, no tuvo otro remedio. Actúo como Rey y ellos no saben nada de nuestra enseñanza que además es secreta, no podía él delatarse a sí mismo."

Irvin pide hablar. " Entonces estamos descubiertos, porque los guardias conocen bien el bosque y nuestra ubicación Maestro, debemos de partir pero ¿A donde?"

Merlín: "No los soldados nos son fieles y antes de que lleguen, nos darán tiempo para salir debemos de fijar nuestro destino sin temor, estamos en las manos de Dios y de el es la tierra y él nos dará el lugar en donde podamos habitar sin temor."

Al escuchar al Guía todos se tranquilizan.

El Mago les indica: "Ahora hagamos oración para pedir la luz del entendimiento y llegue la armonía a nuestros corazones.

Ante ti Padre Bendito Creador de los Universos

¡Grande es tu poder! y ¡grande tu obra en mi!

Dueño de la tierra que piso

¡Gracias por permitirme habitarla!

¡Gracias por tu luz de Amor cuando la creaste!

Todo canta en tu alrededor tu nombre Dios

¡Sé en mi como el rayo que cae del cielo¡

Abriendo mi entendimiento a la luz de tu universo

¡Sé en mi como el río que corre por su cause!

Viviendo en mi sangre el sello de tu nombre

¡Sé Padre eterno como lo eres en el universo!

Guiando mis pasos por el camino

¡Sé en mi Padre la gloria de mi renacimiento!

Con tu manto de tu Luz cubriendo mi cuerpo

Hasta el momento de nuestro encuentro.

¡Gracias Padre eterno!

Merlín percibe la paz que todos viven en esos momentos, no hay nada que temer partirán a las tierras que Dios les tenga dispuestas.

Raph comenta: " A nuestro Dios no le gusta que suframos, y no quiere sacrificados así que no tenemos porque sufrir"

El Mago: "Partiremos al Norte de las montañas ahí no se atreverán a seguirnos, el frío no se los permitirá. Morirían antes de encontrarnos, estaremos totalmente alejados de ellos."

Urbin: "Tendremos que viajar por grupos, para evitar llamar la atención."

Merlín: "Sí, así lo haremos, es largo el camino y debemos de preparar alimentos."

Estando a solas Merlín saca de sus ropas una carta que le entregara un soldado cuando salían del reino y que no había podido leer:
"Merlín.

"Hermano se bien que comprendes mi acción en tu contra, que mi corazón esta contigo y nuestros principios pero debes de salir del reino para salvar a la hermandad que con tanto cariño has llevado al servicio de Dios."

"Nunca dejaras de ser mi hermano y amigo."

"Caminen al norte de las montañas ahí jamas podrán encontrarlos."

Arturo"

Cuando el Mago termina de leer respira profundo y siente gozo en su corazón de no haber juzgado mal a su Rey.


Página de Inicio


 

 

 

Por que Usted es digno de la mejor información, Arcano le ofrece 12 números con el pago de 10.

 Sí quiero suscribirme

Depositos bancarios a nombre de: Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., BANAMEX, número 00193211688 sucursal 4739 o a la cuenta: Mario Luis Altuzar Suárez, número 19321098-3 y si lo prefiere, en Banca Serfín cuenta Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., número 09073152858 sucursal 09063. Confirme su pago via fax: 85 89 11 51 o por medio de una carta a nuestra dirección en Lerdo N° 284-C, Depto. 1212 (Edificio Presidente Juárez), Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Tel.: 85 89 11 50. Nuestro correo electrónico es:

 Arcano