Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Tomo I

Capítulo Tercero

Por Mario Luis Altuzar Suárez

Capítulo Primero

I.- El Mandala de Saturno

II.- Los Misterios de Isis

III.- La Simiente de la Vida

IV.- La Regeneración Electromagnética

V.- El Poderoso Enemigo Oculto

VI.- Hermes, el Oro del Interior Humano

VII.- Despertar del Espíritu

VIII.- Riesgos Elevados de la Zona Prohibida

IX.- La Liberación de Merlín de la Zona Prohibida

X.- La Cuarta Dimensión Vive de Incautos

Capítulo Segundo

I.- Los Centros de Poder Energéticos del Hombre

II.- La Iniciación Esenia de Hebert

III.- El Misterio del Principio de los Tiempos

IV.- El Fuego Eterno y su Poder de Vida

V.- ¿Quiénes son los Elegidos de Dios?

VI.- La Revelación del Poder del Origen

VII.- El Yo Interno y su Potencial Oculto

VIII.- El Poder de Vida de la Tierra

IX.- Los Elementales y su Poder de Vida

X.- Los Misterios de la Fuerza Espiritual

XI.- Jesús, el Primogénito

XII.- La Violación a la Potestad del Pensamiento

Capítulo Tercero

I.- El Desarrollo de la Consciencia Primaria

II.- Reconfigurar la Consciencia Primaria

III.- Despertar de los Centros de Poder

IV.- La Ambición de Poder Somete al Hombre

V.- El Karma, Enfermedad del Alma

VI.- La Sanación por Imposición de Manos

VII.- La Gran Hermandad Universal

VIII.- La Manifestación de la Fuerza Divina

IX.- Los Encuentros del Destino

X.- Hebert Recibe el Tesoro de los Iniciados

XI.- Los Sueños, Frontera Dimensional

Visitar Arcano

 

Hebert Recibe el Tesoro de los Iniciados

 

El Maestro Hebert sabe que sus adeptos están inquietos ante la cercanía del Solsticio de Verano, que según los preceptos de la Doctrina Secreta, es el tiempo destinado al reconocimiento del hombre con su interior, su entorno y la Divinidad del Poder del Origen, para fortalecer su libre voluntad a buscar la Conciencia Primaria que le permita evolucionar a los planos superiores.

Aunque muchas personas relacionan este día con la fiesta dedicada a San Juan Bautista, hijo de Zacarías y de Isabel, quien bautizó a Jesús y lo presentó al pueblo como el Mesías, existen antecedentes de que los egipcios ya tenían una tradición festiva para reconocer el movimiento astral del sol, y que en este tiempo, se encuentra más alejado de la tierra y de frente a la Constelación de Cáncer.

Se vincula con la Divinidad Osiris, hijo de Cronos y de Rea. Según los griegos, fue el primer rey civilizador para sacarlos de la barbarie, enseñándoles la agricultura y a vivir en comunidad, inventó muchos instrumentos de labranza e instituyó el matrimonio como piedra angular de la sociedad, ordenó el culto a Dios y edificó la ciudad de Tebas.

Con base en esos escritos, confió el gobierno a su esposa Isis y marchó con su Enseñanza a Etiopía, atravesó Arabia, penetró en las Indias y a su regresó pasó por Tracia, la Macedonia y Grecia. Por ello, se le relacionó con el alejamiento del sol de la tierra, es decir, de Osiris de Egipto, para reconocer el derecho que tienen todos los hijos de Dios a la evolución y al perfeccionamiento.

En algunos tratados arqueológicos, se dice que los hombres de la antigüedad, esperaban estos días para recibir al sol con solemnes ceremonias. Veían una constelación o grupo de estrellas que llamaron de Cáncer, debido tal vez, porque al llegar a este punto del cielo, parecía retroceder el astro rey con el efecto óptico de reiniciar la marcha de regreso. En Latín, Cáncer significa Cangrejo, una criatura que camina de lado o hacia atrás.

Para la Doctrina Secreta, piedra angular de la Enseñanza que se remonta al Principio de los Tiempos, el Solsticio de Verano ofrece la oportunidad para que el hombre pueda reconocerse como lo que es: ¡Hijo de Dios! De ahí la herencia entregada al Iniciado conocido como Juan Bautista y el Misterio de realizar la purificación por medio del agua que bien puede interpretarse como la limpieza de la ignorancia.

Hebert, un Iniciado en el Templo de Luz de los Esenios, sabía la importancia de esta ceremonia y se aleja al bosque para preparar los conocimientos que entregará a los jóvenes adeptos, como herramientas para su desarrollo en la Luz. Como lo marcan los Augustos Misterios de la Enseñanza, acude a los Grandes Maestros de la Gran Hermandad Universal para solicitar auxilio en esos momentos trascendentales.

Prepara los incensarios y con gozo en su corazón se dispone para abrir el Templo. Posteriormente, se dirige al Norte. Toca tres veces y canta las oraciones de apertura al Portal. Se ilumina con Luz blanca resplandeciente. Con humildad pregunta: “¿Qué herramientas les debo entregar a los aprendices para ayudarles en ese camino que desean emprender por libre y espontanea voluntad?”

El cántico de los pájaros y la brisa suave y acogedora de la madrugada, acompañan la voz del Venerable Maestro Shaid:

“Escuche bien, mi Venerable Hermano, porque en el mensaje que entregaré, están dispuestas las herramientas que podrán auxiliar a los adeptos, en la comprensión de los elevados Principios de la Enseñanza, al transitar con honor, dignidad y lealtad, por el sendero de la Luz”.

Le indica: “Existe, dentro de ellos, una respuesta inmediata para todo evento, una reacción consciente o inconsciente como demostración de toda emoción. Sus acciones, entonces, las justifican o las explican en pensamientos apresurados, que se basan en la superficialidad de la vanidad que genera la irresponsabilidad”.

Con amor en la profundidad de la voz del Guardián del Portal del Norte, Hebert recibe: “Es importante que antes de que ellos lleven a cabo la forma de pensamiento a la manifestación de los actos, ¡guardar silencio! El silencio, mi Venerable Hermano, será para ellos, una respuesta para cada evento”. Un momento en que todo parece quedar silente en el bosque, con el profundo recogimiento místico.

Puede sentirse, entonces, que vibran las energías de los vegetales, el aire, la tierra y el fuego del incienso al oír: “¡Guardar silencio! ¡Es un tesoro porque el silencio será para ellos, la herramienta que les permita introducirse así mismos, espontáneamente y sin arrebatos, y que les permitirá alcanzar un equilibrio en sus emociones! Hay que callar antes de cualquier acción, para lograr escuchar la voz interna ya que, deben recordar: El Silencio es Sabiduría.”

El Venerable Maestro indogermánico entendió el mensaje. Reverbera en su pensamiento: “¡Callar! El silencio es la sabiduría de los sabios”. Con los brazos en cruz sobre el pecho, inclina la cabeza y agradece el alimento que recibió para entregarlo a los ávidos adeptos, deseosos de construir en su interior los cimientos que garanticen su pleno desarrollo.

Hebert se encamina al Sur. Toca siete veces y canta con dulzura para reconocerse ante el Venerable Maestro, a quien solicita “un instrumento a través del cual, los aprendices puedan avanzar en el camino que escogieron, y puedan vencer los riesgos y tentaciones que se presentarán por el deseo de la oscuridad que siempre acechará el momento oportuno para impedir que los Elegidos logren alcanzar la Gran Iniciación”.

La voz dulce y armoniosa del Venerable Maestro Shopia, penetra con suavidad en lo más profundo del pensamiento: “Por el Amor a nuestro Padre Creador, yo te entrego como instrumento, ¡el Conocimiento! Mi Venerable Hermano sabe bien que con esta herramienta, los elegidos podrán trascender los peligros sin que existe en ellos, temor alguno.” El bosque se llena de una Luz violeta. ¡Se respira la tranquilidad!

Añade el Venerable Guardián del Portal del Sur: “En manifestación del mismo, reciba mi Venerable Hermano, la seguridad y la confianza que acompañarán a los jóvenes adeptos en la firmeza de la realización de sus actos, ya que cada una de sus acciones será un escalón a la sabiduría. ¡Es a través del Conocimiento como se logra adquirir la confianza en sí mismos! Encontrar la Luz de la Ciencia y la Virtud”.

Con regocijo en su corazón, Hebert agradece la bendición recibida y reflexiona: “Callar, Conocimiento y Sabiduría. ¡El silencio es la sabiduría de los sabios!”

Toma la dirección al Occidente. Toca cinco veces y canta con profunda emoción. Cuando la Luz anaranjada se presenta, solicita el auxilio requerido por los Aprendices que confirman su voluntad para cumplir sus votos y juramentos de servicio en los Augustos Misterios del Universo. Dice con voz grave el Venerable Maestro Chonak:

“Sea en mi Venerable Hermano, una Fuerza de Bendición la Luz del Padre Eterno. Acudo a su auxilio y le pido que escuche bien el mensaje que yo le entrego. Cierto es que la animación que mueve al hombre en su libre albedrío, caracterizada por la frivolidad del entorno que influye, le conduce a la perdición al olvidar los elevados Principios de la Creación”.

La claridad de sus palabras, motiva los sentidos de los habitantes del bosque, cuando el Venerable Guardián del Portal del Occidente indica: “Por eso, yo les doy la Capacidad de ser Verdaderos en el Movimiento activo, infinito y constante del Universo. ¡Osar, mi venerable hermano! Que todos los Hijos del Padre osen entonces, caminar sin miedo. ¡Que escuchen la voz interna, que es la voz del Dador de Vida! Será, entonces, cuando encontrarán respuestas. Reciba esto que le entrego”.

Entiende Hebert, como Gran Iniciado de profundo conocimiento: “Capacidad y Movimiento: ¡Osen!... ¡Osar en el silencio es la sabiduría de los sabios!”

Con inmenso gozo en su corazón da las gracias y se prepara para ir al Oriente. Allí, toca nueve veces y canta con júbilo, por la inmensa alegría de los Tesoros recibidos para enriquecer en el Solsticio de Verano el reconocimiento interno de los adeptos.

Controla sus pensamientos y pone la mente en blanco para estar atento. Más, ¡pasa el tiempo y nadie responde a su llamado! Abre los ojos y mira en su entorno. Hay quietud y el incienso se consume lentamente. Insiste en los cánticos para reconocerse ante el Venerable Maestro Guardián del Portal del Oriente. Se prolonga la espera en profundo silencio sin que se revele la manifestación esperada.

¿Qué pasa? Repasa el número de palmadas y la pronunciación exacta de los cantos. ¡Todo está en orden! En eso, una voz suave y cadenciosa lo llena de paz al escuchar en lo más profundo de su corazón: “He aquí, a este Gran Maestro, esperando la respuesta cuando en realidad ya le ha sido dada”.

Hebert está sorprendido. ¿A qué hora? Estuvo atento y guardó silencio para atender el mensaje solicitado y no escuchó nada.

Pregunta: “Venerable Maestro Antar, ¿por qué me dices eso? ¿A qué hora recibí la respuesta?” Escucha conmovido: “¡Tú, mi Venerable Hermano, eres sabio! Encuentra entonces, lo que se te he dado para los adeptos que esperan se cumpla el tiempo de la Enseñanza”.

El indogermánico está seguro de haber recibido la Iluminación pero al mismo tiempo está desconcertado. ¿Qué sucedió? No podía haber sido descuidado y caer en la soberbia, ya que en su corazón se manifiesta la humildad que rige la forma de pensamiento para acudir en busca de auxilio. Le preocupa haber incurrido en alguna falta, lo que sería irreparable para los aprendices que confían en él.

Recordaba las palabras de los Venerables Guardianes de los Portales del Norte, del Sur y de Occidente pero aquí, en el Oriente, solamente el silencio se hizo presente. Desglosa las herramientas recibidas: Callar, Saber, Osar. ¿Qué falta entonces? La disciplina en el discernimiento le conducen a la respuesta: ¡Oír! Ahí estaba lo que le habían entregado. Y el Cuatrívium quedó completo.

Se levanta lleno de gozo. Ahora sí podría entregar los instrumentos de trabajo de los adeptos en apoyo de la Iluminación anhelada. Callar para saber actuar al escuchar la voz del interior. Así, se puede aspirar al reconocimiento del Ser, en donde se rechaza la ignorancia para alcanzar la templanza que liberará la sujeción a las emociones en donde anidan la envidia, la vanidad y la ambición.

Cuatro conceptos básicos en la Doctrina Secreta al alcance de todos los seres humanos y que fueron arrinconados bajo el sofisma del Misterio Esotérico. Es cierto que los grandes sabios de la antigüedad hablaban de los conocimientos ocultos, lo que degeneró en el morbo de las generaciones posteriores. Sin embargo, se dice que son ocultos porque están en el interior de cada ser humano y que no pueden ser vistos por los demás.

Es decir, que el conocimiento no necesariamente se encuentra en los grandes sabios, sino que están al alcance de todos y cada uno de nosotros, que al descubrirlo, pueden ser utilizado para el desarrollo personal que beneficiará directamente a toda la familia y círculo de amistades o laboral.

Ver a la sociedad actual, es triste. Los Hijos de Dios han sacrificado su divinidad por la esclavitud del consumo que aumenta día con día, las necesidades ficticias, para sembrar la angustia en la insatisfacción de no alcanzar los objetivos materiales que otros tienen, sin reflexionar cuál es la verdadera causa interna que obstaculiza nuestro crecimiento, para responsabilizarnos en el cambio diario.

El mundo es en el presente, muy frío. Los jóvenes se encarcelan en el ruido y la distracción de las vanidades, que les desvían de su actividad escolar o familiar. No escuchan y se pierden, porque son fáciles presas de los comerciantes de la muerte con drogas evasivas.

Los adultos, por su parte, tampoco saben escuchar y por ello, se despreocupan en sus compromisos con los jóvenes. ¿Por qué se han perdido estas capacidades? La respuesta inmediata remite a la crisis angustiante que se vive diariamente. Se traslada así, la responsabilidad propia a factores externos que solapan la resignación en donde los valores humanos y sociales, ocupan un lugar sin importancia.

Empero, ¿por qué no intentar un cambio? Hacer un alto en el camino para reflexionar y en ¿por qué no osar en el silencio? Descubrir que los caminos de Dios son inescrutables, pero para cada persona, solamente existe un camino: ¡El propio! El descubrirse así mismos y escuchar esa voz interna que pide ser atendida con urgencia.

No requiere mucho tiempo. Por la noche, antes de dormir, se puede hacer una oración al Padre Creador. Se respira profundamente tres veces con los ojos cerrados para ir en busca de un niño, ese niño que alguna vez fuimos en el pasado y olvidamos. Encontrarlo y ver qué es lo que está haciendo para iniciar un diálogo en donde se descubran los proyectos y anhelos del pequeño. Abrazarlo con profundo amor y compartir los sueños y compromisos para realizarlos.

Un diálogo interno que nos indicará los errores cometidos y en la reflexión madura, la forma de solucionarlos para alcanzar los objetivos materiales y espirituales. Ese niño espera que le amen. Y al amarse a uno mismo, puede uno entonces, pensar en amar a los demás. Despertar con alegría por la nueva oportunidad que nos brinda el Creador de los Universos, para poder ser mejores y evolucionar.

 

 

IX.- Los Encuentros del Destino                    XI.-Los Sueños, Frontera Dimensional

 

Página de Inicio    Su comentario

 

 

Porque Usted es digno de la mejor información, por el precio de 10 reciba 12 números de Arcano.

Si quiero suscribirme

Para su comodidad puede hacer un depósito o transferencia bancaria a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORIÓN, S. A. DE C. V., en Banca Serfín en la cuenta número: 09073152858, sucursal 090063 ERMITA o si prefiere BANAMEX a la cuenta número 00193211688 Sucursal 4739 ERMITA. También puede comprar en el correo de su localidad un Giro Postal a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORION, S. A. DE C. V.

Confirme su pago vía fax: 85 89 11 51 o por correo a nuestras oficinas: Lerdo 284 C, Depto. 1212, Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Teléfono: 85 89 11 50 para que podamos incluirle inmediatamente en nuestra lista de suscriptores.