Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Tomo I

Capítulo Tercero

Por Mario Luis Altuzar Suárez

Capítulo Primero

I.- El Mandala de Saturno

II.- Los Misterios de Isis

III.- La Simiente de la Vida

IV.- La Regeneración Electromagnética

V.- El Poderoso Enemigo Oculto

VI.- Hermes, el Oro del Interior Humano

VII.- Despertar del Espíritu

VIII.- Riesgos Elevados de la Zona Prohibida

IX.- La Liberación de Merlín de la Zona Prohibida

X.- La Cuarta Dimensión Vive de Incautos

Capítulo Segundo

I.- Los Centros de Poder Energéticos del Hombre

II.- La Iniciación Esenia de Hebert

III.- El Misterio del Principio de los Tiempos

IV.- El Fuego Eterno y su Poder de Vida

V.- ¿Quiénes son los Elegidos de Dios?

VI.- La Revelación del Poder del Origen

VII.- El Yo Interno y su Potencial Oculto

VIII.- El Poder de Vida de la Tierra

IX.- Los Elementales y su Poder de Vida

X.- Los Misterios de la Fuerza Espiritual

XI.- Jesús, el Primogénito

XII.- La Violación a la Potestad del Pensamiento

Capítulo Tercero

I.- El Desarrollo de la Consciencia Primaria

II.- Reconfigurar la Consciencia Primaria

III.- Despertar de los Centros de Poder

IV.- La Ambición de Poder Somete al Hombre

V.- El Karma, Enfermedad del Alma

VI.- La Sanación por Imposición de Manos

VII.- La Gran Hermandad Universal

VIII.- La Manifestación de la Fuerza Divina

IX.- Los Encuentros del Destino

X.- Hebert Recibe el Tesoro de los Iniciados

XI.- Los Sueños, Frontera Dimensional

Visitar Arcano

 

El Karma, Enfermedad del Alma

 

Merlín interrumpe la charla con los demás adeptos y se acerca al recién ingresado a la Enseñanza, Louis, quien parece llevar una carga pesada. A su pregunta el distante condiscípulo comenta que en su casa reina el dolor y la angustia, debido a que su hermano de nueve años muestra los síntomas de la parálisis progresiva, sin que los médicos puedan impedir el desenlace mortal.

"¿Ya le comentaste al Maestro Hebert lo que sucede?" Inquiere Merlín y escucha: "Espero el momento adecuado para hacerlo. Yo sé que él ha podido sanar a personas desahuciadas y tengo la confianza de que acuda en mi auxilio. ¡Estoy desesperado! Amo mucho a mi hermano y quisiera quitarles este pesar a mis padres".

Los demás adeptos se interesan en el dolor que aqueja al recién adoptado por libre y espontánea voluntad como su hermano en la Enseñanza. Tienen confianza en encontrar una solución al problema que Louis califica de "injusticia el que un pequeño de esa edad tenga tanto sufrimiento y dolor sin causa alguna, ya que a su edad, difícil es pensar que tenga culpas graves que pagar".

Todos afirman con la cabeza. Y al ver que por la vereda oriental se acerca el Iniciado indogermánico, con los víveres de la semana, acuden a su encuentro, más que para ayudarle les mueve la necesidad de transmitirle lo que le sucede a su cofrade, dispuestos a ir en busca de los enemigos emboscados que atacan la inocencia de un infante.

Hebert les mira con profunda ternura. Pide que sea Louis el que explique el hecho. Al verlo al punto de las lágrimas, acuna su cabeza en su regazo al momento de pedirle que tranquilice su interior. Comprensivo, escucha los argumentos del adepto. Observa que se encuentra más sereno y le dice:

"Hermano, para muchos de nosotros, las cosas que se viven, sobre todo en nuestros seres queridos, parecieran injustas. Y podrían serlo si únicamente existiera este plano del espacio y el tiempo regido por nuestro cuerpo. Más cierto es que la carne es temporal y el alma es eterna. Por lo tanto, no es la primera vez que encarna y tiene vidas pasadas".

En la Doctrina Secreta se estudia la metempsícosis, un concepto formado con dos palabras griegas: meta considerada como cambio y psyqué entendida como alma, cuya conjugación define la transmigración del alma de un cuerpo a otro, verdadero sentido de la inmortalidad de la vida para alcanzar la perfectibilidad. Algunos la entienden como la reencarnación.

"No confundáis la vida transitoria con la inmortalidad del pensamiento, y se trate de perder la una para ganar la otra", les señala el Maestro Hebert y añade: "Ustedes que están tomando la Enseñanza han tenido la oportunidad de verse en otros planos. Y han estado rompiendo muchos complejos, muchas limitaciones, pero también los karmas deben de romperse para liberar el alma".

La visión de Hebert no es casual. El karma puede entenderse como el efecto de una causa ya que Saint Germain enuncia siglos después: "La afirmación bíblica: 'Aquello que el hombre siembre eso mismo cosechará', es la gran Verdad que hoy conocemos como la Ley del Karma. En el uso de su libre albedrío el hombre crea una herencia de karma, el bien se convierte en la gloria del Cuerpo Casual, y el mal se convierte en el peso del Aura Personal".

El Iniciado francés señala: "La Ley de Retribución fue impuesta a la humanidad para que aprendiera a través del dolor causado por la energía que regresa, cumpliendo la Ley del Círculo, o sea que aquello que sale del hombre siempre vuelve a él" en donde, encuentra la misericordia de la reencarnación para evolucionar.

Un conocimiento tan antiquísimo como la historia misma del planeta. Por ello, Hebert explica a sus adeptos: "Los karmas, mis queridos hermanos, no son para cargarlos eternamente, sino para romperlos. Romper con esa experiencia amarga en donde dejamos dolor y sembramos sentimientos negativos y que además, los cultivamos".

"Puede decirse que en esa vida anterior no actuaron en la forma correcta y lejos de perfeccionarse se envolvieron más en los egos y en las tendencias negativas del hombre. El resultado es que reprobaron y ahora ha regresado porque deben aprender" y explica:

"Este dolor que sufre su familia, mi hermano Louis, es de mucha pena. Más no es por el sufrimiento de su hermano, sino la pena responde a la inexistencia de la conciencia de la razón por la cual tenga que estar sufriendo esa enfermedad en su carne, que es la que duele, pero debe verse que es el alma la que sufre y el espíritu el que se atormenta".

Merlín acepta la explicación pero se resiste a asimilarla al exponer: "¿Eso que tiene que ver en estos momentos?" Louis interviene: "Es cierto, Maestro; ¿Eso que tiene que ver en este momento? Mi hermano se está muriendo. Está muy mal. Hoy en la mañana que le dejé para venir a la Enseñanza, mostraba signos alarmantes. Se agrava a cada momento y sufre mucho. ¡Debe haber alguna curación!"

Sereno y con el brillo amoroso en sus ojos, Hebert dice: "¡Sí, mi hermano! Existe una curación: ¡La del alma! Elevar el alma a una purificación máxima y total. Es la última oportunidad que tiene su hermano quien aceptó esa prueba difícil".

Incrédulo Louis pregunta: "¿Tan fuerte es ese karma, Maestro? ¿Tan fuerte para tenerlo en ese estado de postración?" Escucha:

"¡Mi pequeño! Tan fuerte habrá sido la acción negativa en su vida pasada que ahora, para alcanzar toda la purificación y la perfección del amor, debe hacerlo a través de esto que para ustedes parece injusto. Debe ver que en donde la carne está sufriendo y sintiendo todo el dolor, es como está aprendiendo a superar su estado de imperfección. Nada se presenta sin una razón. Este tipo de karmas en donde nos encontramos muertes jóvenes, enfermedades grotescas, como cuando se pudre la piel, las pestes, pueden liberarse si se sabe llevarlas con dignidad y envolverse en el amor".

La pregunta inmediata: "Maestro, ¿cómo se alivia entonces?" El indogermánico responde:

"¡Se alivia el alma, Hermano! Se alivia el alma. Es posible que su hermano en una vida pasada, haya sido un ser con mucho rencor y que no solamente sintió odio sino que ¡generó odio! De tal manera que el alma ya viene enferma del mismo odio. Y para poder sanar el alma, entra al cuerpo físico y enferma lo físico y es una forma en la que buscará liberarse".

Para los adeptos existe otra interrogante crucial: Podría aceptarse con reservas que ese niño en su vida anterior hubiese incurrido en graves errores que explicaran su padecimiento, pero ¿la familia, qué culpa tiene? Hebert les mira comprensivo y expresa:

"Ustedes, mi Hermano Louis y su familia, han de haber sido a los que llegó a dañar en esa vida pasada. Ahora, ustedes deben de amarlo, ¡amarlo profundamente! Por que alguna razón tuvieron que ver en esas acciones negativas, aunque no tan fuerte como la de él. Pero tienen que compartir ese dolor que les ocasiona en estos momentos, por el mal que hayan recibido en la otra vida. Deben decir con el corazón que lo aman y que han aprendido".

Louis casi grita: "¡Es fácil para ti! Tal vez porque no lo sientes en un familiar. ¿Cómo aceptarlo? Es muy difícil de comprender". Hebert indica: "Todo Iniciado se entrega al Padre Creador de los Universos y es muy triste ver que sus hijos, viven y mueren y al reencarnar no recuerdan lo que hicieron y los compromisos adquiridos para superarse".

Merlín interviene: "¿Es como una maldición, Maestro?" El indogermánico comenta: "podría decirse así, que es como una maldición porque no sabemos en que podemos volver a caer. Eso lo sabe únicamente nuestro espíritu. Y cuando estemos dispuestos a escucharlo y poner atención a la voz de nuestro espíritu que nos guía, sabremos entonces como superarlo. Pero aquel que se ciega, seguirá cayendo".

Irvin que estaba en silencio, pregunta: "¿Y cómo podemos hacer para escuchar a nuestro Espíritu, Maestro?" Con atención escucha la explicación: "No juzgando, mi Hermano, sino comprendiendo. Cuidando el camino que se pisa para no estar cayendo en los errores. Y estar muy atentos a su corazón para que puedan vivir más en relación con su Espíritu".

"¡Es lo que estamos haciendo, Maestro!" Dice con excesivo entusiasmo Merlín y Hebert aclara: "Cierto es mi Hermano. Pero solamente cuando se viven situaciones tan fuertes como éstas, en donde el ser humano se ve y se siente agredido, golpeado en los sentimientos más profundos, es cuando el alma empieza a clamar al Espíritu y pone atención a lo que nunca ha atendido".

Sin embargo, la Enseñanza parece ajena a la situación inmediata. Irvin cuestiona: "¿Qué es lo le pasará al hermano de Louis?" El Iniciado toma las manos del adepto y fija su mirada tierna en los ojos al borde del llanto:

"El que ustedes llenen de amor al pequeño va ayudarlo para que él pueda superar esta enseñanza a la que vino y pueda evolucionar. El que ustedes acepten el comprender, sin llegar a quejarse, sino que todo lo que hagan en su entorno lo hagan con gusto en el nombre de Dios. ¡Que no vean al pequeño como una carga! Y en cambio le miren como una fuerza del amor. Saber llevar con dignidad y no vivir cada instante en el sufrimiento sino en el Amor Divino".

Precisa: "No es aceptación o resignación. ¡Debe ser Amor! Es algo que deben fijarse bien. El amor no solamente acepta con resignación sino que también cura, Hermano, y se curarán usted y sus familiares y al mismo tiempo le curarán a él".

Con cierta timidez Louis aventura: "Maestro, usted podría sanarlo. En usted está la fuerza de la sanación. ¡Tiene esa luz!" El indogermánico expone que si bien es cierto que ha curado a algunas personas, empero "lo importante en este caso, es que debemos tomar en cuenta que se trata de un karma que debe superar, y de llegar a intervenir para sanarlo podría bloquear el crecimiento del alma".

Hay resistencia en el adepto: "Maestro, ¡es mi hermano el que sufre!" Y oye: "Ya lo sé. Pero si ustedes están dispuestos a amarlo, a perdonar y a servirse unos a otros con amor, van a sanarlo más que si yo llego y le curo con mis manos. Van a ayudarlo a que sane su alma y que sanen las suyas también".

Dice entonces: "¿Qué puedo hacer? Siento mucha pena también por mi familia"

Hebert le orienta: "Mi Hermano va a trabajar en el perdón. ¿Qué deberá perdonar? Perdonar a todos y cada uno de los miembros de su familia, empezando por el pequeño. ¡Aunque usted no recuerde cual es la causa, perdónelo! ¡Perdónelo profundamente y con honestidad y transparencia! Al grado que ya no sienta dolor por lo que está viviendo ahora y sienta únicamente amor y gozo por tener la oportunidad de estar con él en este tiempo y darle la oportunidad de ser mejor. Hermano, si todos los miembros de su familia lo logran, quizá no solamente sane sino que van a enaltecer esta pena a un grado de evolución en él".

Concluye: "Al liberar en esta vida toda la fuerza negativa que sembró en el pasado, tendrá entonces, posibilidad de reencarnar en condiciones óptimas, sanas, alcanzando otro nivel de evolución".

 

 

IV.- La Ambición de Poder Somete al Hombre    VI.-La Sanación por Imposición de Manos

 

Página de Inicio    Su comentario

 

 

Porque Usted es digno de la mejor información, por el precio de 10 reciba 12 números de Arcano.

Si quiero suscribirme

Para su comodidad puede hacer un depósito o transferencia bancaria a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORIÓN, S. A. DE C. V., en Banca Serfín en la cuenta número: 09073152858, sucursal 090063 ERMITA o si prefiere BANAMEX a la cuenta número 00193211688 Sucursal 4739 ERMITA. También puede comprar en el correo de su localidad un Giro Postal a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORION, S. A. DE C. V.

Confirme su pago vía fax: 85 89 11 51 o por correo a nuestras oficinas: Lerdo 284 C, Depto. 1212, Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Teléfono: 85 89 11 50 para que podamos incluirle inmediatamente en nuestra lista de suscriptores.