Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Tomo I

Capítulo Tercero

Por Mario Luis Altuzar Suárez

Capítulo Primero

I.- El Mandala de Saturno

II.- Los Misterios de Isis

III.- La Simiente de la Vida

IV.- La Regeneración Electromagnética

V.- El Poderoso Enemigo Oculto

VI.- Hermes, el Oro del Interior Humano

VII.- Despertar del Espíritu

VIII.- Riesgos Elevados de la Zona Prohibida

IX.- La Liberación de Merlín de la Zona Prohibida

X.- La Cuarta Dimensión Vive de Incautos

Capítulo Segundo

I.- Los Centros de Poder Energéticos del Hombre

II.- La Iniciación Esenia de Hebert

III.- El Misterio del Principio de los Tiempos

IV.- El Fuego Eterno y su Poder de Vida

V.- ¿Quiénes son los Elegidos de Dios?

VI.- La Revelación del Poder del Origen

VII.- El Yo Interno y su Potencial Oculto

VIII.- El Poder de Vida de la Tierra

IX.- Los Elementales y su Poder de Vida

X.- Los Misterios de la Fuerza Espiritual

XI.- Jesús, el Primogénito

XII.- La Violación a la Potestad del Pensamiento

Capítulo Tercero

I.- El Desarrollo de la Consciencia Primaria

II.- Reconfigurar la Consciencia Primaria

III.- Despertar de los Centros de Poder

IV.- La Ambición de Poder Somete al Hombre

V.- El Karma, Enfermedad del Alma

VI.- La Sanación por Imposición de Manos

VII.- La Gran Hermandad Universal

VIII.- La Manifestación de la Fuerza Divina

IX.- Los Encuentros del Destino

X.- Hebert Recibe el Tesoro de los Iniciados

XI.- Los Sueños, Frontera Dimensional

Visitar Arcano

 

Reconfigurar la Consciencia Primaria

 

Merlín se despierta más temprano de lo normal. Se muestra inquieto. Vestido aún con su camisón de dormir, se asoma a la ventana para mirar el todavía cielo estrellado. Sus pensamientos navegan la interrogante: "¿Cómo será el primer enfrentamiento que tendré hoy con la obscuridad?" Cualquier fantasía es insuficiente.

Se dirige al cubo de agua para bañarse con agua fría. Toma su túnica negra con estrellas plateadas y la ciñe con un cinturón dorado. Después, prepara el té para su Maestro Hebert y unos panecillos negros con mermelada. Desconoce el tamaño del enemigo y busca las energías para fortalecer su cuerpo.

Equivocadamente piensa que el Iniciado indogermánico duerme. Y sin embargo, amoroso y en silencio le observa en cada movimiento. Siente su vibración inestable. Sonríe al traducir los pensamientos del aprendiz. En la formación de la Conciencia Primaria, difícil es encontrar las respuestas en el enfrentamiento.

Los primeros rayos de la alborada, coinciden con el movimiento cotidiano de los súbditos del Rey Arturo. Minutos después, tocan a la puerta de la casa del Maestro los demás adeptos que se encuentran listos para proseguir la Enseñanza de la Doctrina Secreta. Dispuestos a entregarse en la lucha anunciada.

Hebert los conduce hacia el centro de un valle florido y protegido por un bosque de árboles robustos. Cerca de una acacia, el guía les ordena que formen un círculo y tomen asiento. Les ordena alzar la mano derecha apuntando con el índice al Oriente y girar hacia Norte, Occidente y cerrar en el punto de partida con un cántico.

Dice: "Hermanos míos, el Templo está abierto. Solicitemos la protección de los Cuatro Venerables Maestros de los Portales y de los Cuatro Venerables Hermanos Elementales, para presentarnos ante el Padre Creador de los Universos y pedirle una mente fuerte y lúcida en estos momentos cruciales."

   Respiran profundamente y con los ojos cerrados aceleran la respiración para impulsar su energía interna hacia el Cosmos y jalar la energía de la Tierra. Los mentalistas visualizan un hermoso espectro de luz blanca, coronada por una pirámide dorada que alberga en el centro, un corazón radiante de palpitar fuerte.

Con ese gozo interior, el Maestro les indica que invoquen a la Fuerza del Portal del Norte y al mismo tiempo, que activen la chacra de la raíz que se encuentra muy cerca de los genitales. Los adeptos sienten la excitación sexual que controlan al pasar al siguiente paso, que es activar la chacra del baso, con la inquietud de sentimientos encontrados.

Los conduce en la regresión del tiempo. Adam se observa como un niño de cinco años que es golpeado por su papá. Fija la imagen y descubre el argumento paterno: "La letra con sangre entra". Se endurece el semblante del adepto y grita: "¡Es injusto! Yo cumplí mi tarea aunque no me gustaba porque prefería dibujar".

"¿Qué sientes?" Interroga el guía. "Coraje y resentimiento. ¡Si hoy pudiera, me desquitaría de lo que me hizo! Debe pagar su injusticia". Con voz serena, el indogermánico le sugiere que tienda un manto de luz en la figura del papá. ¡Que le perdone! No es responsable de aplicar correctivos que él sufrió y considera adecuados.

Merlín, por su parte, rechaza la regresión. Prefiere mirarse al lado de los Caballeros de la Mesa Redonda. Explica que se siente bien en ese lugar, en donde le reconocen sus méritos y su grandeza. ¿Para que ir al pasado doloroso? ¡Mejor es disfrutar el presente con sus privilegios!

"¿Tienes miedo?" Le interroga Hebert. Responde: "¿Miedo, yo? ¿Por qué habría de tenerlo? ¡Soy el principal consejero del Rey! Mi poder es grande en el mismo Castillo de Avalón. ¡Cualquiera lo sabe!" Hebert cuestiona: "Entonces, ¿por qué negarse a mirar su infancia?" El Aprendiz acepta el desafío y lentamente inicia la incursión en la memoria.

De pronto, tiembla el cuerpo de Merlín que transforma su gesto facial en el reflejo del miedo. Observa un bebé de escasos meses. Es él, cuando unos familiares lograron salvarlo de los aventureros que asesinaron a su familia para despojarles de sus propiedades. ¡Estuvo tan cerca de la muerte! Y quedó en el desamparo.

Los músculos del rostro se tensan. Exclama: "¡Hoy tengo el poder para castigarles!" Hebert cuestiona la posibilidad de que los responsables ya no vivan. "Maestro, ¡debe hacerse justicia!" Más, ¿cómo hacerla? El Iniciado indogermánico le señala que el tiempo ha pasado y acumular el rencor esclaviza al hombre en la insatisfacción perenne. ¡Debe perdonar y liberarse de esa amargura y dolor!

Les ordena que envíe mucha luz y con el corazón, pida perdón al Padre Creador de los Universos, por haberse dejado vencer por el resentimiento y la amargura  con el deseo insano de la venganza que le encadena al pasado para impedir su crecimiento al servicio de la humanidad y evitar que se repitan esos hechos en otros seres indefensos.

Una vez que los adeptos han cumplido el ejercicio de llenar esos dolorosos recuerdos con amor y luz, aspiran profundamente y mueven la cabeza en círculo para abrir los ojos y expresar que se encuentran más ligeros y tranquilos. Escuchan a su Maestro: "La Conciencia Primaria se manifiesta en el Centro de Energía Uno Tierra, porque aquí se encuentra la fuerza del origen del cuerpo del hombre".

Si partimos del hecho de que la raíz es la que mueve la parte sexual del ser humano, el erotismo como parte del amor y la fuerza de atracción, se ha minimizado su función al instinto de la satisfacción y el placer, bajo la magnificencia de los egos internos que ocultan los miedos y las frustraciones.

Existe el enlace natural del Centro de Energía Uno Tierra con la chacra del baso, que rige las emociones del hombre. "Si partimos de que la Conciencia Primaria se forma con las impresiones que se adquieren y manifiestan desde el principio de la vida y que es el origen de la formación del individuo al acumular ese conocimiento, encontraremos que en su mayoría, no son emociones netamente positivas", deduce.

Añade el Iniciado que "es mucho más fuerte la impresión negativa por el daño que causa y graba el dolor en el inconsciente. Lo positivo tiende a soslayarse, por la paz que otorga. La paz es armoniosa y lo negativo es destrucción, entonces, duele y es lo que más impacta".

Debe entonces, modificarse estos dos Centros de Energía para reconfigurar la Conciencia Primaria. "El Iniciado recibe, entonces, el equilibrio en su interior. La Conciencia Primaria es la que otorga el equilibrio interno en el ser humano. ¿En qué? En sus emociones, basándose en el equilibrio del reconocimiento de lo que aconteció en su vida y que ahora puede corregirlo a través del amor", les indica.

Adam interroga: "¿Cómo puedo alcanzar el equilibrio si me han causado daño y no me han amado?" Hebert le responde: "A través del amor y el perdón para alcanzar la Templanza. No que se vuelvan fríos. Si no que tengan una mayor comprensión en el razonamiento de los acontecimientos de su entorno. Eso es lo que hace que encuentran la paz interna. Ese el principio de la Conciencia Primaria".

Hebert profundiza: "El abuso que sufren los niños y los jóvenes por el sometimiento a la educación formal y la familiar, causa daños que se fijan en el inconsciente y determinan el comportamiento de los hombres, encubriendo esos vicios en el autoritarismo, el egocentrismo y lo más grave, en la envidia producto de la baja estima que inhibió en el pasado las virtudes que cada uno tiene".

La regresión conduce a buscar y con valor encontrar las razones de ese comportamiento que genera sentimientos adversos en el entorno y con la Luz del Conocimiento Divino, debe buscarse perdonar los daños que se causaron, mediante la razón del Ser: Era indefenso para defenderse pero ahora, la ascensión de mi Ser exige perdonar.

En un razonamiento mundano podría decirse que es injusticia. Para la Enseñanza esotérica  es aprendizaje. Un ejemplo: De pequeño se sufrían golpes de un padre alcohólico y cuando crece puede descargar en el anciano, los golpes, lo que sería una injusticia por la desigualdad de fuerzas físicas.

¿Cuál sería el razonamiento de un Iniciado? "He aprendido que yo no debo ser como él. Superar lo que dejó en mí y no karmarme por ese recuerdo negativo y en cambio, evitar que se repita en mi persona y que no ocurra en el indefenso que esté conmigo".

Para liberarse del efecto, se debe perdonar. En ese momento, por la Ley Universal de la Causa y Efecto, esa fuerza negativa que se acumuló en forma de resentimiento o deseo de venganza, se libera y permite el equilibrio interno para poder aspirar a ser superior en relación con uno mismo, porque es uno el que está decidido a evolucionar.

Al liberar del interior esa energía destructiva, no se queda en el entorno, sino que regresa al lugar de origen. El karma se revierte. Hebert precisa: "Lo que a mí me daba un karma de dolor y sufrimiento, ahora me da la libertad que se convierte en armonía, equilibrio y aprendizaje, pero aquél que me hizo el daño se le va a revertir de muchas maneras y que no está en uno elegirlas. Puede ser en remordimiento, arrepentimiento o insatisfacción".

Más claro: Un karma es un dolor generado por segundas o terceras personas, que cuando se libera el Ser se ilumina en la armonía. Por ello, la Conciencia Primaria se construye a través de la Templanza en el equilibrio de las emociones y por lo mismo, todos los seres humanos, por el hecho de ser poseedores de los Centros de Energía Internos, pueden aspirar al Secreto de los Grandes Iniciados.

La excepción serían aquellos que desean seguir siendo esclavos de sus propias pasiones, de sus propias tendencias que no les permiten perdonar y que se niegan así mismos a dejar de sufrir. Se incluyen los que gustan de someter a otros para ocultar sus miedos en una falsa posición de orgullo y egocentrismo.

El enfrentamiento con la oscuridad, entonces, es personal y necesario para reconfigurar la Consciencia Primaria y poder así, iniciar el sendero de la comprensión de que somos Hijos de Dios y podemos ejercer nuestro derecho de vivir en libertad.

 

 

I.- El Desarrollo de la Consciencia Primaria       III.-Despertar de los Centros de Poder

 

Página de Inicio    Su comentario

 

 

Porque Usted es digno de la mejor información, por el precio de 10 reciba 12 números de Arcano.

Si quiero suscribirme

Para su comodidad puede hacer un depósito o transferencia bancaria a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORIÓN, S. A. DE C. V., en Banca Serfín en la cuenta número: 09073152858, sucursal 090063 ERMITA o si prefiere BANAMEX a la cuenta número 00193211688 Sucursal 4739 ERMITA. También puede comprar en el correo de su localidad un Giro Postal a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORION, S. A. DE C. V.

Confirme su pago vía fax: 85 89 11 51 o por correo a nuestras oficinas: Lerdo 284 C, Depto. 1212, Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Teléfono: 85 89 11 50 para que podamos incluirle inmediatamente en nuestra lista de suscriptores.