Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Tomo I

Capítulo Segundo

Por Mario Luis Altuzar Suárez

Capítulo Primero

I.- El Mandala de Saturno

II.- Los Misterios de Isis

III.- La Simiente de la Vida

IV.- La Regeneración Electromagnética

V.- El Poderoso Enemigo Oculto

VI.- Hermes, el Oro del Interior Humano

VII.- Despertar del Espíritu

VIII.- Riesgos Elevados de la Zona Prohibida

IX.- La Liberación de Merlín de la Zona Prohibida

X.- La Cuarta Dimensión Vive de Incautos

Capítulo Segundo

I.- Los Centros de Poder Energéticos del Hombre

II.- La Iniciación Esenia de Hebert

III.- El Misterio del Principio de los Tiempos

IV.- El Fuego Eterno y su Poder de Vida

V.- ¿Quiénes son los Elegidos de Dios?

VI.- La Revelación del Poder del Origen

VII.- El Yo Interno y su Potencial Oculto

VIII.- El Poder de Vida de la Tierra

IX.- Los Elementales y su Poder de Vida

X.- Los Misterios de la Fuerza Espiritual

XI.- Jesús, el Primogénito

XII.- La Violación a la Potestad del Pensamiento

Capítulo Tercero

I.- El Desarrollo de la Consciencia Primaria

II.- Reconfigurar la Consciencia Primaria

III.- Despertar de los Centros de Poder

IV.- La Ambición de Poder Somete al Hombre

V.- El Karma, Enfermedad del Alma

VI.- La Sanación por Imposición de Manos

VII.- La Gran Hermandad Universal

VIII.- La Manifestación de la Fuerza Divina

IX.- Los Encuentros del Destino

X.- Hebert Recibe el Tesoro de los Iniciados

XI.- Los Sueños, Frontera Dimensional

Visitar Arcano

 

La Revelación del Poder del Origen

 

Al subir los Montes Cámbricos, los aprendices del Maestro Iniciado Hebert discurren sobre la importancia de la Enseñanza en la conexión del cuerpo con el Espíritu, que les permitirá interpretar los acontecimientos del momento y participar en la solución de los problemas. El ejemplo es Merlín, en su posición de Consejero del Rey Arturo.

Taciturno, Irvin observa que pensar de esa manera es limitar a la vanidad y al beneficio personal los Augustos Misterios del Universo. Les recuerda que no llegaron por curiosidad ociosa hacia lo oculto, sino por un sentimiento profundo de búsqueda de la Verdad en el interior que les conduce a lo Divino, al conocimiento y con la misión superior y desconocida, que deben buscar dentro de sí mismos.

El joven adepto, de 18 años de edad, es hijo de un prominente comerciante del Reino de Gales. En el Archivo de Merlín se le considera como “verdaderamente humilde”. Siempre callado, en la reflexión constante de los preceptos de la Enseñanza que confundían sus compañeros con el dolor de la tristeza, nada extraño en esos días aciagos por las incursiones militares en la lucha por el poder y ambición de riqueza.

Sin embargo, su rostro manifiesta, en realidad, la profunda paz interna y proyecta amor, ¡mucho amor! Goza con escucharles aunque procura alejarse del bullicio. Busca algo más profundo que el simple conocimiento de lo oculto. “Tiene una necesidad de saber el por qué está aquí, en este tiempo y espacio, siente la angustia al desconocer lo que sucede en su ser, porque intuye que tiene que entregar algo a la humanidad, algo que no puede descubrir”, se asienta en el legado del Archivo.

En alguna ocasión que Merlín platicó con Irvin, supo que por viajes constantes en que acompaña a su padre, conoció muchas sectas. “Comentó que eran tan diferentes pero convergentes en la manipulación del Misterio y el culto a la banalidad, al egoísmo y al poder del sacerdote o pastor”, describe el Consejero Real.

Para Irvin, conocer al Maestro Hebert fue una experiencia de reconciliación con la honestidad, la disciplina y la lealtad del hombre con las Ciencias Ocultas y el respeto de la vida. Desde ese instante sabe que puede descubrir los secretos que tanto le intrigan y aprende que jamás ha estado solo. “Dios está en todos y cada uno de sus hijos, en todo momento y en todo lugar”.

Irvin tiene sueños que no entiende. Uno de ellos se repite constantemente. Se encuentra con seres brillantes y luminosos. Unos son tan parecidos a la forma y constitución humana con la diferencia de ser plateados y resplandecientes, y otros, con rasgos tan raros de color blanco azulado. Sin embargo, ¡no le causan temor!

Al despertar, empero, no recuerda lo que le dicen esos personajes. Es difícil entender  la razón que origina esa manifestación y lo que desean transmitir. Disfruta el tenue calor recogido en la armonía de los sentidos, con suave olor de flores y un mundo mágico de colores.

El adepto había experimentado su capacidad de sanación. Con sólo tocar a las personas y llenarlas de amor, logran curarse. Pero se cohibe ante la fama que empieza a correr y despierta su miedo de sembrar el fanatismo que desvíe hacia su persona, una gracia que solamente se le puede y debe reconocer al Padre Creador y a él, únicamente como su instrumento.

Genera comentarios encontrados entre sus conocidos y amistades. Unos creen que es demasiado sencillo al grado de considerarlo demasiado ignorante y hay quien se atreve a juzgarle de egoísta. Las personas, en cambio, le agobian con sus necesidades inmediatas sin importar que exigen del galés, más allá de lo que puede darles. ¡La condición humana es tan insensible y tan incomprensible!

Una noche se le presentó una mujer de belleza física casi perfecta: Sus cabellos largos hasta las corvas que se movían en un resplandor amarillo como si bailaran sobre su vestido negro vaporoso y alisado por sus manos finas y delicadas y su piel nacarada en el rostro, atraían a los sentidos.

¡Toda ella se manifestaba en una belleza íntegra por el inmenso amor que proyectaba al mismo tiempo que despedía una luz blanca brillante! Esa luz que irradia el diamante de su frente, penetraba los recovecos del pensamiento para brindar armonía y confort en el soñador.

“¿Quién eres?” Pregunta Irvin. La sonrisa femenina revela: “Luz” Sorprendido le interroga: “Pero... ¿qué eres?” La respuesta: “Luz” y después de una leve pausa añade: “Soy Luz del Amor Divino. He venido para invitarte a dar un paseo. ¿Lo deseas? Todo es por libre albedrío”.

Ante la dulzura de la voz femenina, Irvin le entrega su mano y empiezan a elevarse. Flotan sobre la tierra y después de juguetear en el astral, descienden a un Templo de Luz que se ubica en el planeta pero... ¡en otra dimensión!

Luz del Amor Divino le explica: “Tú eres como la base de un pilar. Y tienes que transmitir esta Enseñanza”.

Cuando intenta preguntar, sellan sus labios el tibio índice femenino para proseguir caminando hacia el interior del santuario. Se abren unas puertas muy pesadas para franquearles el paso a un salón inmenso y muy iluminado que en medio, sobre el piso, muestra la magnificencia de un ojo gigante que emite rayos de luz. Ahí lo coloca de pie y la mujer se retira a una distancia prudente.

El joven escucha un sonido acompasado en el techo. Levanta la cabeza y observa como baja una luz amarilla en forma de pirámide que le cubre todo el cuerpo. Experimenta vértigos fuertes al sentir que todo gira en su rededor. En cada vuelta cambian los colores llenos de vida y que le hacen sentirse diferente.

Se llena de gozo de la energía divina. Cuando retorna la calma, se percata que su vestimenta es diferente: Una túnica blanca. La Guía le toma de la mano y le conduce a otro salón y le dice. “Aquí, sólo guarda silencio y escucha la Enseñanza. Todo quedará grabado en tu memoria y en su momento sabrás aplicarlo”.

La voz fuerte y serena que sale del frente del lugar, le obliga a voltear y mira a un anciano de cabello largo blanco que instruye a otros seres vestidos al igual que él. Su rostro parece el de un niño por la dulzura que transmite. ¡Cuánto amor inspira! Se acomoda y escucha:

“Tienen que despertar y conectar el alma con el Espíritu para recordar las potestades del Origen. Tienen que manifestarse en la verdad de su ser y comportarse en cada momento de su vida con honestidad, respeto y amor. ¡Principios que deben hacer vida! Son muchos los que pueden ser llamados, pero sólo llegara aquél que encuentre el verdadero camino”.

Indica que “a muchos se les invita y pocos son también los que escuchan y aceptan. Ustedes están aquí, son invitados a la Gran Obra de Perfecciones que se vio obstruida por la contaminación de la obscuridad en la humanidad. Ustedes que escuchan esta invitación para encontrar el Poder del Origen que se manifiesta en el Espíritu, tendrán que pasar por la prueba de la Entrega y del Amor”.

Por momentos, Irvin cree que el anciano refleja el rostro de un león hermoso. Se concentra en la explicación: “Harán vida del Perdón porque no pueden albergar en sus corazones limpios, al rencor. No puede existir ningún tipo de emoción negativa en su cuerpo; las tentaciones de la pasión malsana, las tendrán que controlar y renunciar a ellas para rechazarlas. Y de sus actos, dar vida a las obras con sus virtudes, construyendo la Fe en los hermanos y sembrando la esperanza del Tiempo Nuevo”.

Les indica que “aquí van a conocer profundos Misterios en los cuales la Tierra se verá envuelta por la obscuridad y la vanidad del poder temporal. Aquí van a ser preparados para transmitir esta Enseñanza y poder elegir a aquellos que podrán sostenerla a través de los tiempos, hasta que llegue el momento de reunirnos todos nuevamente y preparar la Tierra para la Gran Venida”. El Maestro Ascendido guarda silencio.

Cuando regresa a su cuerpo, Irvin comprende que debe estar allí, en ese Templo de Luz. ¡Mantenerse firme y aceptar la invitación! ¡Sabe que no ha sido un sueño y se pregunta: “¿Cómo saber el momento para descubrir el mensaje?”

Ha pasado tiempo desde que vivió la Revelación. Ahora, en los Montes Cámbricos, siente que la cita está muy cerca. Y está seguro que es el Maestro Hebert el que le conducirá al cumplimiento del Mandato Divino.

Cierto es que el momento de Irvin no es el nuestro. Avanzaron inexorables los siglos y a las nuevas generaciones nos dogmatizó la ciencia y sus limitaciones. Los Templos de Luz fueron cerrados y satanizados por los comerciantes de la Fe. Sus férreos controles y persecuciones ¡son tan insignificantes ante la Grandeza del Creador de los Universos!

Hay registros en la historia, imposibles de ocultar por el escepticismo sembrado por beneficiarios de la ignorancia. Puede mencionarse a Martín Lutero, el agustino preocupado por la salvación del hombre, a Saint Germain o a los liberales que en 1717 intentaron quitarle la sotana al hombre para que caminara al lado de su Padre Creador. Una confirmación de que la Enseñanza de La Gran Hermandad Universal tiene muchos caminos.

Cierto es que esas obras fueron desviadas por las ambiciones de los sucesores, pero, ¿cuántos de aquellos que se ilustran en la lectura no han sentido la necesidad de que tienen que ofrecer un servicio? ¿Cuántos seres considerados comunes como obreros y campesinos, en sus sueños no se han visto en un Templo de Luz en donde reciben un mensaje que después olvidan por el aquí y el ahora’ ¿Cuántos intuyen que algo importante deben hacer y se angustian por no descubrirlo?

Es el tiempo y la Revelación está presente. ¿Por qué negar que Elías vendrá en el Tiempo Final? Debemos recordar que el Gran Maestro Iniciado Jesús estuvo entre pescadores y gente del pueblo.

 

 

V.- ¿Quiénes son los Elegidos de Dios?        VII.-El Yo Interno y su Potencial Oculto

 

Página de Inicio    Su comentario

 

 

Porque Usted es digno de la mejor información, por el precio de 10 reciba 12 números de Arcano.

Si quiero suscribirme

Para su comodidad puede hacer un depósito o transferencia bancaria a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORIÓN, S. A. DE C. V., en Banca Serfín en la cuenta número: 09073152858, sucursal 090063 ERMITA o si prefiere BANAMEX a la cuenta número 00193211688 Sucursal 4739 ERMITA. También puede comprar en el correo de su localidad un Giro Postal a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORION, S. A. DE C. V.

Confirme su pago vía fax: 85 89 11 51 o por correo a nuestras oficinas: Lerdo 284 C, Depto. 1212, Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Teléfono: 85 89 11 50 para que podamos incluirle inmediatamente en nuestra lista de suscriptores.