Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

Tomo I

Capítulo Primero

Por Mario Luis Altuzar Suárez

Capítulo Primero

I.- El Mandala de Saturno

II.- Los Misterios de Isis

III.- La Simiente de la Vida

IV.- La Regeneración Electromagnética

V.- El Poderoso Enemigo Oculto

VI.- Hermes, el Oro del Interior Humano

VII.- Despertar del Espíritu

VIII.- Riesgos Elevados de la Zona Prohibida

IX.- La Liberación de Merlín de la Zona Prohibida

X.- La Cuarta Dimensión Vive de Incautos

Capítulo Segundo

I.- Los Centros de Poder Energéticos del Hombre

II.- La Iniciación Esenia de Hebert

III.- El Misterio del Principio de los Tiempos

IV.- El Fuego Eterno y su Poder de Vida

V.- ¿Quiénes son los Elegidos de Dios?

VI.- La Revelación del Poder del Origen

VII.- El Yo Interno y su Potencial Oculto

VIII.- El Poder de Vida de la Tierra

IX.- Los Elementales y su Poder de Vida

X.- Los Misterios de la Fuerza Espiritual

XI.- Jesús, el Primogénito

XII.- La Violación a la Potestad del Pensamiento

Capítulo Tercero

I.- El Desarrollo de la Consciencia Primaria

II.- Reconfigurar la Consciencia Primaria

III.- Despertar de los Centros de Poder

IV.- La Ambición de Poder Somete al Hombre

V.- El Karma, Enfermedad del Alma

VI.- La Sanación por Imposición de Manos

VII.- La Gran Hermandad Universal

VIII.- La Manifestación de la Fuerza Divina

IX.- Los Encuentros del Destino

X.- Hebert Recibe el Tesoro de los Iniciados

XI.- Los Sueños, Frontera Dimensional

Visitar Arcano

 

Riesgos elevados de la Zona Prohibida

 

“¡Despertad! Esto que a ti te acontece, sucederá a muchos sin que se den cuenta”, dice una voz firme y suave en la ensoñación de Merlín y anticipa que “los tiempos se dejarán venir y la Zona Prohibida se volverá una realidad”, en donde la única defensa posible es el reconocimiento del Amor a la Divina Presencia del Padre Creador de los Universos.

“¿Cuándo será eso?” Pregunta el Mago y escucha: “En el Despertar del Espíritu”. La experiencia individual del alquimista muestra el diagnóstico de la sintomatología: Terribles dolores en el cuerpo sin enfermedad aparente, sueños inexplicables, mareos, sudores, premoniciones.

Merlín ya había tenido un sueño en donde veía que extrañas estrellas giraban al bajar a la tierra, sin destruirse por la fricción atmosférica. Se transformaban en colores. La gente vestía raro: Mujeres con el cabello corto y las piernas descubiertas, los hombres con cabellos largos como colas de caballo.

Vio que las grandes ciudades mostraban un aire enrarecido por el humo que despedían grandes chimeneas de los edificios que escupían humo y de los vehículos metálicos en que se transportan los seres humanos con los ojos enrojecidos y con tapabocas. Lo que más llama la atención del Consejero del Rey Arturo es esa luz opaca, triste y con el dolor del hambre y animando a la autodestrucción en las centellas rojizas que cubren como un halo invisible a cada una de las personas.

En la visión reciente llama su atención esas lunas mecánicas alrededor del planeta que emitían sonidos imperceptibles y tan diferentes a los conocidos por el Mago y que se angustia al poder traducirlos: Sexo, dinero, alcoholismo, prostitución de las ideas y de los cuerpos. Hombres robotizados en el trabajo y marcados en la piel con barras y números que corresponden a minúsculos aparatos insertados en la dermis humana.

Abre los ojos con inquietud. Se levanta y acude rápidamente con su Maestro Hebert para preguntar sobre la experiencia recibida y oye con atención: En la Zona Prohibida existen muchas puertas, como si se tratase de un laberinto, y debería atraversarlas para conocer y entregarse a los misterios que custodiaban. Tendría en el miedo y la duda a sus principales enemigos.

Merlín tenía la fortuna de vivir en el siglo V y la oportunidad de contar con la guía oportuna de un Maestro Iniciado para explorar la Zona y extraer la enseñanza legada por las escuelas herméticas, en la preparación interior del ser humano y que, al cumplirse el tiempo, se pudiese recuperar en medio de los retos de lo inesperado.

Las entidades y presencias de la Zona Prohibida, explica Hebert, se alimentan de las emociones humanas como la angustia, el dolor, la miseria, la enfermedad, los odios, la maldad, la destrucción. El único escudo posible para defenderse, “recuerda bien, Merlín, es el amor y el perdón”.

Inquiere el discípulo: “¿Acaso amar y perdonar no son emociones del hombre, Maestro?" Y escucha que el amor es una Fuerza, un Poder legado por Dios al ser humano para sostener su equilibrio y vivir en armonía consigo mismo y con la Obra del Creador y, reafirma su confianza en la Energía de la Fe para caminar con seguridad.

El Perdón, en tanto, implica la redención de la deuda y, por consiguiente, ofrece la Liberación. El ser humano debe encontrar la causa de su insatisfacción en su interior, mediante un análisis honesto y transparente, para extraer la experiencia y perdonarse así mismo o perdonar a terceras personas. Al alcanzar su Libertad, el hombre adquiere, entonces, la Templanza.

Pasar por la Zona Prohibida, le anticipa el Maestro, es enfrentarse con el Yo interior porque las entidades y presencias buscarán magnificar las debilidades con el objetivo de provocar el miedo o de presentar los vicios con tentaciones disfrazadas de ofertas divinas o celestes, con la intensión de anular la fuerza del espíritu.

Confuso, el aprendiz de alquimista cuestiona sobre la realidad de esos seres ajenos a nuestra Tercera Dimensión y ¿cómo pueden existir entidades sin espíritu? ¿No es lo mismo alma y espíritu? “¡No!”, responde el conductor de Merlín y le aclara:

“El Espíritu es la Fuerza Divina que le otorga el Padre Creador de los Universos al Hombre y es por lo tanto, una Fuerza de Amor. El Alma es la entidad que alberga las emociones en todos sus parámetros y quien las equilibra es el Espíritu, esencia de amor que cubre al cuerpo, residencia del alma.

Más claro: El Espíritu no está adentro del cuerpo, sino que lo envuelve y, por su capacidad de desdoblamiento, le advierte que debe acelerar su preparación para que al salir de la Zona Prohibida evite traerse presencias del lugar. “Ten cuidado. Ofrecen poderes, placeres, riquezas y al final, cobran muy caro.”

"Cada vez que te sientas mal", le orienta el Maestro, "debes liberarte." ¿Cómo hacerlo?, es la pregunta y le responde: "El uso del baño con infusiones y la oración es un legado de todos los tiempos."

La forma en que cobran sus favores esas entidades de la Zona Prohibida, incluye a los seres queridos, las cosas más amadas y a la misma alma para tenerla a su servicio. Ejercen el poder de la ilusión para engañar a los ambiciosos y vanidosos y que pretenden, sin mayor esfuerzo, la comodidad de la vida, señala Hebert.

El indogermámico se muestra confiado en la fuerza espiritual de su alumno y le amplía que llegará el tiempo en que la Zona Prohibida se presentará con fuerza y vigor en la vida cotidiana de los hombres: "Los muertos buscarán posesionarse de los vivos, los hombres renegarán de sus gobernantes, habrá enfermedades sin curación posible, se endiosará a la tecnología humana genética que permitirá la clonación de seres vivos, habrá una devastación de los sistemas financieros y económicos por la fragilidad real de sus máquinas, entre muchas otras calamidades."

Hay una razón que lo explica: Los científicos han propuesto la tímida teoría de que así como la luna gira alrededor de la tierra y las dos lo hacen alrededor del sol, la galaxia estaría en movimiento elíptico de aproximadamente treinta y cinco mil años. Con esta base, de acuerdo a la cercanía o distancia de la tierra del sol se registra el fenómeno de las estaciones del año, entonces, la galaxia llegará, según los metafísicos, a una Zona Nula, fijada por algunos para el dos mil dos y mientras que para otros ya inició en 1995.

Mientras los gigantes telescopios en el espacio dan o quitan la razón a estos teóricos, debe considerarse que la tierra es un ser vivo y por lo mismo, manifiesta su propia evolución natural con movimientos en donde se modifican sus centros de energía o chacras, con el desplazamiento de sus polos y la movilización de las placas continentales con las consiguientes erupciones volcánicas y terremotos o maremotos y que dieron origen a la teoría científica de las cinco eras geológicas anteriores a la presente.

Su intensidad puede alcanzar mayores proporciones apocalípticas debido a la agresión sistemática del hombre a un planeta que recibió el Don de la Vida desde el Principio de los Tiempos para hospedar la temporalidad de la especie humana. Aligerar esos riesgos, es posible en forma individual con el Despertar del Espíritu.

En palabras del Maestro Hebert: “Es el tocamiento de las fuerzas astrales en el cuerpo físico, que mueve el poder interno, el gobierno de la mente sobre el cuerpo con sus Centros de Energía, a los cuales se les debe despertar con la guía celosa de un Maestro, porque la improvisación conduce al atrofiamiento, pérdida de memoria, insensibilidad del cuerpo, y en algunos casos, puede degenerar en la locura.”

 

 

VII.- Despertar del Espíritu                           IX.-Liberación de Merlín de la Zona Prohibida

 

Página de Inicio    Su comentario

 

 

Porque Usted es digno de la mejor información, por el precio de 10 reciba 12 números de Arcano.

Si quiero suscribirme

Para su comodidad puede hacer un depósito o transferencia bancaria a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORIÓN, S. A. DE C. V., en Banca Serfín en la cuenta número: 09073152858, sucursal 090063 ERMITA o si prefiere BANAMEX a la cuenta número 00193211688 Sucursal 4739 ERMITA. También puede comprar en el correo de su localidad un Giro Postal a nombre de EDITORIAL LA CASA DE ORION, S. A. DE C. V.

Confirme su pago vía fax: 85 89 11 51 o por correo a nuestras oficinas: Lerdo 284 C, Depto. 1212, Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Teléfono: 85 89 11 50 para que podamos incluirle inmediatamente en nuestra lista de suscriptores.