Make your own free website on Tripod.com

Libro Segundo

Los Principios

 

Libre Albedrío

"El que tiene oído, oiga, lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios" (Apocalipsis, Capítulo 2: 7)

Hermano, ¿por qué este versículo bíblico? Bien, te había comentado que íbamos a explicar lo que es el Libre Albedrío y que es concerniente a esa fuerza dual del alma y que la hace ser en cierta manera, una Fuerza Superior al Espíritu y al cuerpo, pero en realidad no es así.

Tu capacidad de entendimiento entre lo que es el bien y el mal, es lo que te permite actuar al tomar una decisión en tu vida, en donde solamente tú debes de ser responsable al escoger la dirección que vas a tomar en tus problemas o en tus gustos, tus ambiciones, tus miedos, tus complejos. ¿Cómo es que todo esto actúa como una influencia para tomar una decisión? Bueno, es con base a la experiencia que haz tenido anteriormente y tú eres la única persona que siente y conoce tu interior y es el que motiva a tomar las decisiones.

El tener Libre Albedrío es escoger la Felicidad o la Desdicha.

Y como te dije anteriormente: El pasar esos caminos sólo depende de ti. Puedes verte influenciado por factores externos, pero la Fuerza con que influyan, como es tu persona, siempre será tu responsabilidad. El buscar culpables cuando te has equivocado, es solamente la disculpa de no querer aceptar el error que se cometió, y que tú, mi hermano, debes de reflexionar sobre qué tan cierto es el que otros factores dan a tu vida el movimiento a la selección de la resolución a los problemas y ahí, notarás cómo por una satisfacción al exterior llegas a actuar en función de otros y no en función propia.

Aquí, mi hermano, existe factores que si alteran esta capacidad de selección libre: La Educación familiar que es la formación que te otorga un marco de referencia Moral y que ésta va a ser superior o inferior en medida a los principios que se aplicaron a tus primeras impresiones en el núcleo familiar. Esto es de gran importancia ya que es el principio del Conocimiento de la vida que tú recibes y que se refleja profundamente en tu capacidad de decisión en el transcurso de tu vida. Siempre será el primer factor, por más que tú busques afuera, encontrarás que en él se encuentra el origen de muchas decisiones que tú tomes en la vida a las que tú puedes proyectar en triunfo o fracaso.

Tu grado de evolución, cuando tú dejas que fluya para actuar en la vida, te va a servir como previsor ya que te dará avisos en los cuales tendrás precaución intuitiva y no prudencia razonada. ¿Cómo sucede esto? Bien: La Evolución es un proceso en ti, que se ha ido manifestando a través de los tiempos en los cuales tú has tenido experiencias pasadas y que se van guardando en el subconsciente y en la Conciencia Suprema. Estas dos Fuerzas deben lograr conectarse para tener los avisos precautorios, no es solo suficiente saber qué o quién fuiste en otras vidas sino cuáles fueron las experiencias que te enriquecen para saber aplicarlas ahora. De esto hablaremos más adelante.

Entonces, hermano, el Libre Albedrío es tu libertad para tomar decisiones en la vida y las fuerzas duales del Alma influyen fuertemente cuando tú requieres tomar decisiones.

La Voluntad es una Fuerza que ayuda a que tú puedas manifestarte en tu capacidad de decisión, pero no significa que vaya a ser constructiva. Aún para hacer el mal, se requiere voluntad. No confundas las Fuerzas con las Cualidades de la Perfección que deben de ser observadas por ti para que puedas ser más precavido y los defectos ¡no ignorarlos! Sino opacarlos lo más que puedas. ¿De qué manera? ¡Enalteciéndote en la Perfección!

Los senderos, mi hermano, de los campos negativos como ya lo habíamos comentado, pueden esclavizarte a vicios, como el Odio, el Rencor, la Amargura, la Frustración, los Miedos. Y que en ti pueden ser eliminados cuando te propones a ser responsable de tus actos y no buscar culpables.

El Poder de la Sanación

"No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. El que tenga oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte". (Apocalipsis 2: 10 y 11).

Nosotros, hermano, queremos invitarte a que hagas uso de tu Libre Albedrío en construcción para ti. ¿Qué es lo que vas a construir? ¡La Llave que te va a dar la Libertad! Y que te guiará a una evolución superior pero, conectado a tu Conciencia Suprema.

¿Cómo actúan en ti los resentimientos, los odios, los miedos?

Bien; Si tú recuerdas, hablamos de los Hermanos Elementales y que ellos constituyen tu cuerpo y que trabajan en Armonía, ¡son muy fieles! Y nos preguntábamos: ¿Por qué se enferman? Aquí la respuesta a la Enfermedad:

La Fuerza Física que es otorgada por cada una de las Potestades de vida de los Elementales, le da una resistencia a tu cuerpo para no perecer ante las alteraciones del medio que le rodea y que éste se manifiesta con estas fuerzas según el amor que existe para sí mismo y su entorno.

Cuando se empieza a opacar el Amor por el Odio, provoca, mi hermano, que las células vayan perdiendo Armonía y, entonces, se manifiestan enfermedades en tu organismo.

Bueno, estas emociones negativas, si te das cuenta, influyen en el funcionamiento del cuerpo físico y lo dañan, ya que estas substancias que libera el cuerpo, lo intoxican, pero al mismo tiempo lo hacen dependiente de ellas y es por ello que se llaman vicios.

Existen otras emociones que también causan desarmonía:

Hermano, todas las enfermedades son emocionales. Los Elementales que forman tu cuerpo no son responsables de la desarmonía, sino tú que permites que estas emociones negativas del alma se desarrollen en ti. Hay muchas más, pero lo importante es saber, hermano, que tú puedes llevar a la sanación a tu cuerpo si llevas a cabo la práctica del Amor y el Perdón, podrás sanarte a ti mismo. Cuando un cuerpo ya está muy dañado puedes darle alivio. ¡Todo está, hermano, en que tú te decidas en Libre Voluntad!

La Responsabilidad: Símbolo de Nobleza

"Por lo tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel el que lo recibe". (Apocalipsis 2: 16 y 17)

La invitación que te hacemos, hermano, a vivir en Armonía y en la Paz, se logra a través del Amor y el Perdón, para que en ti las Fuerzas Negativas no te contaminen y el campo negativo del Alma no crezca, de tal manera que lo que obtienes en primera cuenta al aceptar vivir en Armonía, es un cambio en tu cuerpo físico, el que sus funciones se lleven a cabo favorablemente.

¿Cómo se logra esto?

En el reconocer tus actos y aceptar tus errores, ver la dimensión de los mismos para corregirlos y hacerte responsable. El tener, mi hermano, que aceptar que has fallado es un símbolo de nobleza y no de debilidad. El fracaso es el resumen de experiencias que deben de llevarte a ser mejor. Entonces no lo verás como un fracaso en sí y en cambio lo asimilarás como una Enseñanza que te permitirá ser mejor.

Si tu analizas bien el por qué de las causas, podrás darte cuenta que en ocasiones no toda la observación que tú crees poner, es la suficiente y que éste descuido te lleva a no lograr tus objetivos. El exceso de confianza provoca muchos errores como también la baja estima.

Debes de sentirte capaz, ahora, para tener una verdadera reflexión de los errores cometidos y sobre todo no veas culpables sino ve en ti lo que realmente corresponde. Cada quién debe de ver sus actos. Los que tú crees que te afectaron, ¡perdónalos! Pero perdónate a ti mismo por no haberte prevenido de ellos y entonces verás como no hay culpables, si no que todo está en la responsabilidad verdadera con que tú asumas los hechos y esto te llevará a no volver a caer. Al analizar que disculpas tus actos en función de otros, te darás cuenta, que no es en ellos sino en ti que permites que actúen en tu entorno para que tú fracases, entonces, ¿a dónde hay culpables? Todo está hermano, en que quieras ser verdaderamente Libre y, entonces, verás la verdad y podrás avanzar hacia la Perfección.

 

La Honestidad de los actos.

"Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras". (Apocalipsis 2, 23)

En ocasiones, hermano, te engañas a ti mismo creyendo que te has perdonado de tus fallas y que haz perdonado a otros, y con ello, te motivas para hacer buenas obras. Sin embargo, te encuentras que no eres correspondido como tú esperabas y sientes la frialdad y egoísmo de las personas.

Puedes preguntarte entonces: ¿Cómo es que si estoy con Dios no hay el cambio que esperaba?

Hermano: Las buenas obras siempre deben llevarse a cabo con desprendimiento, con desinterés, sin condiciones y sobre todo con alegría, y son causa de efectos positivos en tu entorno. Pero también es cierto que esta entrega tuya pudiese estar condicionada. Analicemos esto. Tú puedes estar haciendo el bien aparentemente, sin intensión alguna pero si en tu subconsciente se atraviesa el pensamiento de lo que esperas como respuesta a tus buenos actos, en ese mismo momento es condicionada. Es tan frágil la mente que puede engañarte. Además, debes de tener una Conciencia a quien le estás rindiendo en verdad y por qué razón lo llevas a cabo.

Es por bien entendido que dentro de tu hogar y con tus seres queridos, las acciones siempre deben de ser por el amor mismo que llevas en el lazo de la unidad familiar y éste, siempre será retribuido cuando se ha dado la guía adecuada de la responsabilidad y la unión misma de la familia.

Pero no te constituyes en tu formación y desenvolvimiento solamente en tu hogar, sino también en tu trabajo y con tus amistades y en la forma que te entregas a ellos. Entonces, se cierra un círculo en el cual llevas a cabo tus formas de pensamiento y que tú lo mantienes con vida hasta donde tú lo permites.

¡Pero no existe la reciprocidad que tú esperabas! Bueno, en principio el movimiento de las fuerzas ocultas, aunque es en ese círculo únicamente, trascienden más allá de lo que imaginas, hasta que tocan con un efecto que vibra al mismo nivel del tuyo. Es cuando se manifiesta la reciprocidad que esperabas para ello. Entonces, si te das cuenta, debes de vibrar con mucha fuerza y podrás tocar en quien tú esperas.

Pero acontece también, hermano, otra situación a la que no estás ajeno ni exento de verte envuelto. En la actualidad, los mensajes ocultos de los sistemas modernos de comunicación, en el medio ambiente resuenan en tu subconsciente sin que tú te des cuenta, y estos son los que en muchas ocasiones te inducen y te bloquean. Es por ello muy importante que debes tener este conocimiento y reflexiones en qué están influyendo estos mensajes, para qué y cómo los estás reflejando. Si te das cuenta no es difícil, únicamente laborioso, ya que tienes que ser más constante para romper con esas fuerzas ocultas de tu mente y que te absorben y debilitan en tu forma de pensamiento.

Ahora bien, mi hermano, esto no es para que te espantes, ya que si tú te manifiestas firme en tu deseo, en tu fe, no harán que te doblegues, sino al contrario, te harán más fuerte. El Poder de tu mente está, hermano, al mismo tiempo en el Poder de tu Espíritu; otra fuerza que no debes olvidar que te constituye. Recuerda que son tres, y las tres pueden unificarse de manera que no tienes porque rendirte, sino luchar por conectarte con tu Espíritu.

Con otras fuerzas con las que también pudieras estar enfrentándote, son las genéticas que traen herencia de la formación y que te inhiben a través de los miedos. Es por ello necesario escudriñar en ti para descubrirlos y enfrentarlos, minimizarlos y olvidarlos. De esta manera serás más limpio, más transparente y tendrás mayor claridad de ti mismo.

Yo sé, hermano, que no es sencillo, ya que el defecto pudiera ser en ti algo tan natural que no te permite descubrirlo. Así que escucha los señalamientos que en buena fe o en mala intensión te llegan a hacer, pero no para que te dañen sino para que te observes a ti mismo y puedas ver la razón del por qué no alcanzas a entender el problema para tu cambio.

Esto, hermano, te llevará a ser más cuidadoso pero no miedoso. Sino sabio y observador. Aprender a escuchar es algo que no fácilmente se aplica y menos cuando es para señalar tus defectos, así que mejor ármate de valor, paciencia y escucha para que te descubras. Por más hirientes que pudieran ser, no es para que te hieras, recuerda que tú eres el que das la entrada y esto solamente tú puedes controlarlo. No hagas tampoco resentimientos ya que te encadena y obstruyen tu crecimiento.

La gestación de un nuevo Ser.

"Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios" (Apocalipsis 3,2)

Gestar en ti un nuevo Ser, es un proceso en el que se conjuntan el Perdón y el Amor, ya que estos te dan liberación, paz, armonía y confianza cuando lo llevas a cabo con atención en tus actos. Si te das cuenta, hay que llevar a cabo en tus actos la entrega en una forma armoniosa.

¿Cómo es posible esto?

Te preguntas. Pareciera que se te exige mucho y lo que tus ojos ven al entorno no es agradable como para esforzarse. Sin embargo, pon atención y lee con cuidado y si es necesario, vuelve a leer: Cuando tú estás perdonando se desprenden dentro de ti, substancias químicas que liberan tu cuerpo y estas substancias hacen al mismo tiempo que se desprendan las fuerzas negativas y se expulsen las toxinas.

Te preguntas nuevamente: ¿Cómo es esto? Pues bien, recuerda que dentro de ti eres un universo para construir o destruir y que todo está en la dirección que tú lo lleves a cabo.

Las substancias para ser liberadas dentro de tu cuerpo, queman energía y, esta energía a su vez, se refleja en tu campo magnético que tú conoces como Aura. Ahora reflexiona: Si estás perdonando, las substancias que liberas son de reconciliación, de sanación, de descanso, desahogo, relajamiento, esto es; liberación. Como consecuencia, la energía que se quema y que se refleja en tu campo magnético es entonces liberadora.

Ahora, ¡imagínate si es con amor, que fuerza puede estar generando! Puedes perdonar sin amor y no necesariamente liberar, simplemente, dejar las cosas por la paz y no darles mayor importancia. Esto no es válido ya que no se olvidan esas acciones y al contrario, se fijan en tu interior con insatisfacción que a la larga provocan en ti, alteración. Recuerda que te enferman y que puedes evitarlo.

¿De qué manera se gesta un nuevo Ser?

Al perdonar con amor, hermano, estás provocando una nueva fuerza con la que se intensifican las actividades de tus centros de energía que conoces como chakras, de tal manera que empiezan tus funciones también a ser diferentes, pero al mismo tiempo, tu ánimo también se ve afectado para bien. Este nuevo Ser va aprendiendo de sí mismo por la reflexión, la atención y la perfección de sus actos. A esto se llama vigilia y en ella encuentras sabiduría.

En ningún momento, si te das cuenta, te olvidas de ti. Estás poniendo atención en ti mismo, algo diferente, nuevo, porque esta atención la llevas a cabo desde el subconsciente para construir una nueva Conciencia, pero esta Conciencia está conectada con el amor y el Espíritu y te mantienen en una fuerza de vida superior a tu antigua forma de vida.

La negación del Ser.

"He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona.". (Apocalipsis 3,11)

La forma del pensamiento, hermano, debes de llevarla a cabo a la acción en unidad o sea: Actuar, pensar y sentir al mismo tiempo para que puedas ver realizados tus anhelos.

¿En qué pueden verse afectados?

Pues bien, recuerda cuantas veces has deseado hablar y dices palabras diferentes a lo que sientes. Has deseado hacer y actúas en forma diferente a lo que piensas. Tú mismo te niegas desde este principio.

El Ser verdadero comprende serlo en todo, absolutamente en todo y si es con amor, hermano, no tienes porque temer en función de lo que otros piensan sino bien, en la satisfacción de que verás materializado tu pensamiento y sentimiento. Esto es: Mantenerte en unidad.

Pero ¿cómo? Te puedes preguntar, ya que existen segundos y terceros con los que te ves obligado y que no te permiten hablar o actuar. Bueno, aquí, hermano, está en ti, no temer y la fuerza del amor y la confirmación del mismo te abrirán las puertas que tú crees, se verían cerradas. ¡El que se niega a abrirlas, eres tú! Todo está en ti; unificarlos. Ahora te darás cuenta que es pensamiento, sentimiento y amor, y el amor, hermano, recuerda siempre que es fuerte y con él siempre tendrás la acción correcta. No es debilidad, no es sometimiento, tampoco mediocridad.

¿El amor a qué?

El amor a ti mismo, a tus proyectos y lanzando a tu entorno bombas de amor, verás entonces que amando más no hay quien se resista en tu entorno, no habrá enemigos sino amigos.

¿Qué puede pasar aquí?

Te enfrentarás, quizás a alguna envidia que no está dentro de ese círculo y a lo que debes de tener cuidado, es no ensoberbecerte en tus obras sino en mantenerte en vigilia y humildad para estar prevenido y no caer.

Asumir la responsabilidad.

"Por tanto, yo te aconsejo que de mi compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas." (Apocalipsis 3,18)

Si te das cuenta, hermano, no sólo está en desearlo sino en llevarlo a cabo en los actos. Los hechos son los que hablarán por ti. No vayas pregonándote porque eso, lejos de iluminarte, te opacan. Tu buen consejo es el que hará raíces y tener siempre prudencia a no enaltecerte al dar los mismos, sino manifestar que el dolor de descubrirte a ti mismo ha sido lo que te impulsa a buscar el camino del cambio, al amor y a la verdad.

Hasta aquí, hermano, hemos estado platicando sobre Responsabilidad y es la responsabilidad que tú debes de ir asumiendo, de otra manera no podrás avanzar. Reconócete a ti mismo. Analízate a ti mismo en el por qué de tus actos y los defectos que han existido en tu entorno y verás cuantas responsabilidades son tan pequeñas y has evitado llevarlas en ti.

¿Qué obtendrás, hermano?

Una Conciencia Primaria. ¿Qué es una Conciencia Primaria? Es el primer paso que haz logrado dar a la perfección. Antes de juzgar a otros, debes de guardar silencio y reflexionar en ti: El control de las emociones irritables o de disgusto, porque sabes contener el desprender fuerzas negativas inconscientemente. Llevar a la práctica el pedir perdón y buscar siempre la raíz del error, aprendiendo sobre todo, la responsabilidad de tus actos para evitar equivocarte y darte a ti mismo, en el amor de que eres capaz como verdadero Hijo de Dios.

Puedes creer en este momento que es inflexible y demasiado rígido el entendimiento con el Padre, más no es así, porque te ha dado la libertad de tus actos, la elección de tu camino y la construcción de tu destino. Más sin embargo, no es suficiente para que logres llegar a la liberación únicamente con reconocerte como Hijo de Dios. Para ello debes de aplicarte a las Leyes Universales que te invitan a dejar la esclavitud, el sometimiento y la ignorancia.

¿A qué esclavitud?

Te preguntas tú. Y te digo: Al dejarte arrastrar por las emociones de otros, te esclavizas también a sus emociones, y no te das la oportunidad de crear en ti un medio propio de conducción. Sometimiento en el cual la influencia del entorno en el quedar bien y preocuparte por el qué dirán a la imagen de otros, también te limitan. Y la ignorancia de ti mismo. No saber hasta donde eres capaz de construir y de dar armonía.

Aprender a ser libre con responsabilidad y con amor, es una llave para que puedas alcanzar una evolución espiritual. Esta evolución no es a la que tú estás acostumbrado a reconocer en los términos científicos, ya que esa es una evolución de mamíferos, técnicamente hablando. La evolución del Espíritu es la integración de tus cuerpos astrales en conexión con el universo y ser Unidad con el Padre.


Página de Inicio

Libro Tercero


Por que Usted es digno de la mejor información, Arcano le ofrece 12 números con el pago de 10.

 Sí quiero suscribirme

Depositos bancarios a nombre de: Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., BANAMEX, número 00193211688 sucursal 4739 o a la cuenta: Mario Luis Altuzar Suárez, número 19321098-3 y si lo prefiere, en Banca Serfín cuenta Editorial La Casa de Orión, S. A. de C. V., número 09073152858 sucursal 09063. Confirme su pago via fax: 85 89 11 51 o por medio de una carta a nuestra dirección en Lerdo N° 284-C, Depto. 1212 (Edificio Presidente Juárez), Unidad Nonoalco Tlatelolco, 06900, México, D. F. Tel.: 85 89 11 50. Nuestro correo electrónico es:

 Arcano